“Más de 6.000 niños de Venezuela, que ingresaron en la gestión anterior, no tenían un derecho tan fundamental como la identidad”, dijo Wado de Pedro al anunciar la regularización

El ministro del Interior encabezó, junto con Florencia Carignano, la firma de la Disposición para la Regularización de casi 7.000 niñas, niños y adolescentes migrantes venezolanos.


El ministro del Interior, Wado de Pedro, encabezó hoy la firma de la Disposición para la Regularización que permitirá a más de 6.800 niñas, niños y adolescentes migrantes venezolanos que ingresaron al país en la anterior gestión, sin acreditar identidad y en situación de extrema vulnerabilidad, acceder a su DNI, posibilitando así el ejercicio pleno de sus derechos. “Una de las políticas centrales de este gobierno es ampliar derechos”, resaltó de Pedro.

El titular de la cartera de Interior firmó la resolución junto la directora nacional de Migraciones (DNM), Florencia Carignano, en una iniciativa que implica la regularización de los niños que fueron ingresados sin cumplir con los recaudos legales, otorgándoles residencia temporaria por dos años, y sin poder acceder a derechos básicos fundamentales como el de la identidad.

Tras destacar que “este día es muy importante para muchas madres, padres, niñas y niños venezolanos”, Wado de Pedro enfatizó que con la puesta en marcha de esta disposición se abre un camino “para que vivir en Argentina les sea más fácil, que puedan organizar su vida en este país y puedan tener acceso a todos sus derechos”.

“Una de las políticas centrales de nuestro Gobierno consiste en ampliar derechos permanentemente”, aseveró el ministro del Interior, para luego “felicitar a Florencia Carignano y todo el personal de la DNM por la tarea humanitaria excepcional encarada por el organismo desde el comienzo de la pandemia”.

Del acto –celebrado en el edificio de Migraciones– también participó el secretario de Interior, José Lepere; el secretario de Derechos Humanos de Nación, Horacio Pietragalla; el director de Asuntos Internacionales de la DNM, Andrés Pérez Esquivel; el secretario nacional de Niñez, adolescencia y familia, Gabriel Lerner; y la defensora de Niños, Niñas y Adolescentes de la Nación, Marisa Graham.

Por su parte, Florencia Carignano añadió: “Cuando llegamos al organismo nos encontramos con un gran problema. En aquel momento había aproximadamente entre 8 mil y 9 mil niños y niñas adolescentes venezolanos que no podían acceder a algo tan básico como el DNI del país al que habían elegido para vivir, estudiar y trabajar”. Para luego indicar que inmediatamente desde la DNM “tomamos contacto con las asociaciones de venezolanas y venezolanos en el país para arribar a una solución a sus problemas y los de sus hijas e hijos”.

Carignano subrayó que desde el primer día la DNM puso manos a la obra “junto a Wado de Pedro y José Lepere, ya que la población venezolana era una de las más afectadas por la falta de documentación”.

"Debíamos enfocarnos primero en que los niños tuvieran acceso a su DNI, para luego generar una mesa de trabajo de padres y madres junto a organismos como Cancillería; la Defensoría de Niños, Niñas y Adolescentes de la Nación; la Secretaría Nacional de la Niñez, Adolescencia y Famillia; la Cruz Roja y Acnur, para poder trabajar conjuntamente en soluciones concretas e impedir que se repitan situaciones por las que debieron atravesar debido a su condición de migrantes”, añadió.

“Con la firma de esta disposición otorgaremos DNI provisorio para casi 7.000 niños, niñas y adolescentes venezolanos. Y a partir de hoy encararemos encuentros con todos los organismos aquí presentes para solucionar definitivamente los problemas de documentación, de modo que cada niño, niña y adolescente acceda a un DNI permanente”.

“A partir de hoy comienza un nuevo camino y una nueva vida, y seguramente van a ser muy felices en nuestro país”, concluyó la titular de la DNM.

Asimismo estuvieron presentes autoridades del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto; representantes del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur); de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM); de Unicef; de la Cruz Roja; de asociaciones de venezolanos y venezolanas en Argentina; y madres de niñas y niños regularizados.