Más de 150 soldados voluntarios egresaron como cabos del Ejército

Tras aprobar los distintos ciclos de instrucción y los requisitos exigidos por la Fuerza, más de 150 hombres y mujeres que se desempeñaban como soldados voluntarios de nuestro Ejército lucen orgullosos sus insignias de cabo e inician su carrera profesional como suboficiales.


La ceremonia, celebrada en el salón de actos de la Escuela de Suboficiales del Ejército “Sargento Cabral”, fue presidida por el director general de Educación, general de brigada Agustín Humberto Cejas acompañado por el director de la escuela “Sargento Cabral”, coronel Jorge Alberto Puebla. Después del saludo de las autoridades, la banda militar “Combate de San Lorenzo” interpreto las notas del Himno Nacional y el obispo castrense monseñor Santiago Olivera realizó una invocación religiosa y bendijo los despachos y premios que fueron entregados.

Se dio lectura a la resolución del jefe del Ejército, teniente general Pasqualini, por la cual se promueve al grado de cabo “en comisión” y cabo artículo 11 al personal de suboficiales recientemente egresado. Seguidamente, el coronel Puebla hizo uso de la palabra para referirse a la ceremonia en donde felicitó al personal agasajado y resaltó la importancia y la historia del suboficial dentro del Ejército. Al finalizar, el general Cejas les tomó el juramento de fidelidad a la Constitución Nacional.

A continuación, se procedió a la entrega de los despachos a los nuevos suboficiales, en primer lugar lo recibieron dos cabos que egresaron con el más alto promedio general dentro de sus respectivos escalafones, para luego dar paso los demás egresados. También se entregaron los premios al personal que se destacó durante la cursada.

Posteriormente, hizo uso de la palabra el director general de Educación, general Cejas quien no sólo los felicitó sino que también les explicó la importancia del camino y de la vida militar que recién comienzan. Para finalizar cantaron al unísono la Canción del Ejército Argentino y dentro de un contexto de gran emoción, los más de 150 nuevos suboficiales se encontraron con sus familiares presentes.

La cabo de artillería “en comisión” Macarena Gómez García contó: “tengo seis años de soldado, costó varios intentos llegar hasta acá. No fue fácil. Después de cuatro largos meses, cumplí mi objetivo. Desde chica que me entusiasma la idea de ingresar al Ejército, a la edad de 10 años pertenecía al movimiento scout, una vez estaba formada con ellos y vi mujeres formando con las Fuerzas Armadas y me gustó muchísimo, quería ser como ellas. A los 19 años acompañada de mi familia ingresé al Ejército. Presté servicios en el Grupo de Artillería Antiaérea Mixto 602 de la Guarnición Ejército Mar del Plata”.

Por otra parte, el cabo de ingenieros “en comisión” Nicolás Vela comentó “estoy contento por haber cumplido el objetivo que me propuse. Ingresé al Ejército como un trabajo y a lo largo de los años, incentivado por suboficiales amigos, me dieron el empujón necesario para seguir la carrera y acá estoy, cumpliendo el objetivo. Llegar a cabo es para mí un orgullo, y fue mi meta desde que ingresé como soldado. Hoy estoy acompañado por mi señora, mis hijos, mis padres, toda mi familia. Soy de Concepción del Uruguay, Entre Ríos, presté servicio en el Batallón de Ingenieros Blindado 2”.

También el cabo artículo 11 talabartero Facundo Vizcaino comentó sus sensaciones: “feliz de haber cumplido el objetivo, acompañado de mi familia que es mi sostén. Tengo una alegría inexplicable. Llevo 4 años de servicio como soldado, me inscribí en Paso de los Libres, Corrientes. Siempre tuve la curiosidad de saber que se sentía estar en el Ejército, y me di cuenta que además de ser una vocación es un estilo de vida que me fue cambiando y me gustó mucho, por eso seguí la carrera”.

Mediante estas dos modalidades de ingreso al cuadro de suboficiales (como cabos artículo 11 y cabos "en comisión"), el Ejercito Argentino permite que soldados voluntarios que cumplen roles en las distintas unidades desplegadas en todo el país, puedan continuar su carrera militar desempeñándose como suboficiales.

Los cabos artículo 11, son soldados voluntarios que luego de aprobar el tercer ciclo de instrucción o Núcleo de Instrucción Avanzada, ingresan al instituto sin título secundario. Pero si quieren pasar a formar parte del cuadro permanente de la Fuerza a partir del primer año como cabo primero, tienen la obligación de terminar sus estudios secundarios, entre otras exigencias. La segunda categoría, “en comisión”, la conforman, también soldados voluntarios que aprobaron las exigencias, pero que ingresaron al instituto con el secundario terminado, de esta forma a su egreso ya forman parte del cuadro permanente y luego de dos años son confirmados en el grado.