Martín Soria y Julio Alak recorrieron los talleres productivos del Complejo Penitenciario Federal I de Ezeiza

La visita de los ministros de Justicia y Derechos Humanos de la Nación y de la provincia de Buenos Aires, se llevó a cabo en el marco de un principio de acuerdo con la finalidad de replicar el modelo de gestión que el Ente de Cooperación Técnica y Financiera del Servicio Penitenciario Federal (Encope), desarrolla en cárceles federales de todo el país.


El Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Martín Soria, junto a su par de la provincia de Buenos Aires, Julio Alak, encabezaron la comitiva que arribó al Complejo Penitenciario Federal I de Ezeiza durante la mañana del viernes 7 de mayo. Estuvieron acompañados por el Secretario de Justicia de la Nación, Juan Martín Mena, la Subsecretaria de Asuntos Penitenciarios y actual interventora del Servicio Penitenciario Federal, María Laura Garrigós, y los ministros bonaerenses: Augusto Costa, de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica; Javier Rodríguez, de Desarrollo Agrario; y Mara Ruiz Malec, de Trabajo. También asistieron la Subdirectora Nacional del SPF, inspector general Sonia Álvarez, y el Presidente del Encope, prefecto Víctor Ñancuan.

Los funcionarios recorrieron los talleres productivos de sastrería, zapatería y carpintería metálica. Visualizaron el trabajo en contexto de encierro como así también las diversas capacitaciones que reciben quienes allí trabajan, en pos de adquirir conocimientos que les permitan contar con herramientas capaces de insertarlos en el mundo laboral, una vez recuperada la libertad.

El Servicio Penitenciario Federal aloja a alrededor de 11 mil privados de la libertad en todo el país. De ellos, más del 60% se encuentran aprendiendo y trabajando en los 250 talleres productivos que administra el Encope, entre los que se destacan los de fabricación de ladrillos de concreto; zapatos y zapatillas; de producción de queso, embutidos y mermeladas; de desarrollo de aberturas de madera y aluminio; y la confección de indumentaria.

Durante la visita, Soria destacó la importancia que tienen estas acciones para la reinserción: “Es todo ganancia en estos talleres. Todo nos indica que cualquier persona privada de la libertad que adquiere un arte o un oficio y que trabaja durante el día, y cobra por ese trabajo, tiene garantizada no solamente la oportunidad de tener un oficio el día que sale, sino la posibilidad de volver a integrarse a la sociedad”.

“Estamos proyectando firmar un convenio con la provincia de Buenos Aires porque es la idea del gobernador Axel Kicilof y del ministro Alak replicar estos talleres. Por eso nos reunimos hoy, para esta visita”, aseguró Soria, quien además remarcó la “importancia de generar, por un lado, la capacitación y la eventual resocialización de aquellas personas privadas de la libertad”.

“Nuestra idea es que se desarrollen en las 63 unidades bonaerenses, queremos profundizar el trabajo y la producción de los privados de la libertad con el objetivo de bajar la reincidencia criminal y permitir que se resocialicen y se incluyan en el campo laboral una vez que estén en libertad y hayan consumado la pena”, precisó Alak tras la recorrida.

Por último, Garrigós aseguró: “Estamos contentos con esta visita a los talleres porque queremos que el Servicio Penitenciario Bonaerense se involucre en una acción productiva que no solamente favorece la productividad sino también la progresividad y el tratamiento criminológico”.