Marisa Graham y Gustavo Vera disertaron sobre la trata de niñas, niños y adolescentes

Bajo el título “La trata de niñas, niños y adolescentes”, la Fundación CAINAF convocó un encuentro virtual para abordar el delito de trata desde una mirada federal y puesta en las infancias.


Organizado por la Fundación CAINAF, se abordó la situación de explotación de niños, niñas y adolescentes en el sector rural y el notable incremento de los ciberdelitos sexuales que padecen principalmente niñas y adolescentes. El encuentro fue a sala llena con un nutrido auditorio compuesto principalmente por organizaciones sociales de las regiones del NEA y el NOA del país y por funcionarios del Estado encargados de abordar la problemática.

Con la moderación de Roxana Contreras, referente de la Fundación CAINAF, se contó con la exposición del director del Comité Ejecutivo de Lucha contra la Trata, Gustavo Vera y con la Defensora de Niños, Niñas y Adolescentes, Marisa Graham. Ambos coincidieron en la necesidad de un Estado presente para abordar las graves vulneraciones de derechos hacia niños, niñas y adolescentes en el sector rural y que la pandemia ha dejado al descubierto.

En ese marco, Vera aseguró que “el campo es territorio liberado. El Estado tiene que volver a ocupar un lugar y hacer cumplir la Ley de Trabajo Agrario y las disposiciones contra cualquier forma de trabajo infantil”. En otro pasaje de su exposición, se refirió a las organizaciones sociales presentes del NEA y NOA cuando afirmó que “Todos y todas ustedes están haciendo un trabajo extraordinario. Estamos honrados de trabajar en red, queremos estar ahí, donde está la primera de las trincheras donde tenemos que luchar, porque es ahí donde ocurren muchas situaciones de explotación infantil, de adopciones ilegales, de robo de niños”, sostuvo.

A ellos también se dirigió Marisa Graham, cuando invitó a las organizaciones sociales para que hagan las denuncias a la Defensoría de Niños, Niñas y Adolescentes “para que nosotros cumplamos con las funciones de la Defensoría, que es actuar frente a la violación de los derechos de niñas, niños y adolescentes cuando en su municipio o en su provincia vemos que no tienen la debida defensa”.

En sus exposiciones, tanto Graham como Vera se refirieron a la trata de personas con fines de adopción de niños, niñas y adolescentes. La defensora recordó su trabajo académico en este sentido y llamó la atención a la presencia de este delito que está ocurriendo en el país “con lo que significa para los argentinos y argentinas la vulneración del derecho a la identidad”. Por su parte, Vera saludó el compromiso de los diputados y diputadas que están logrando el avance del tratamiento legislativo del proyecto de penalización de la compraventa de niños y niñas.

Otro de los ejes abordados fue la trata de personas con fines de explotación sexual hacia las niñas y adolescentes. Al respecto, Vera sostuvo que “tenemos la certeza de que la trata con fines de explotación sexual está mutando aceleradamente al ámbito virtual, por lo que tenemos que estar muy atentos al seguimiento de las redes y al trabajo de capacitación y prevención.” En ese sentido, explicó que “la evolución de las nuevas tecnologías está mutando en los sistemas de captación aceleradamente al ámbito virtual. Por lo tanto, es indispensable que nos capacitemos “. Por su parte, Graham se refirió especialmente a las políticas de reinserción laboral de las víctimas de trata: “las víctimas dejarán de ser víctimas si nosotros les damos, como bien decía Gustavo, una posibilidad de vida futura. El proyecto de vida tiene que ser propio”.

Finalmente, la defensora se refirió nuevamente a las organizaciones sociales presentes en la charla. “Que en el NEA y el NOA lo tengan siempre claro: la verdad que, en esta patria que nosotros tenemos, las luchas anticoloniales no salieron de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires donde estoy yo. Que los pueblos que lucharon y que nos hicieron libres fueron los pueblo del NEA y del NOA, por eso los pueblos tienen que recuperar esa historia que tienen. Tienen que pararse, tienen que plantarse, porque en realidad nos libertaron ustedes”, concluyó.

Por su parte, Gustavo Vera cerró el encuentro afirmando que “la trata como delito económico con redes poderosas tiene capacidad de sobornar, de comprar, de liberar territorios, de que algunos y algunas se hagan los distraídos. Por eso, el trabajo mancomunado de las organizaciones de la sociedad civil con los organismos del Estado tiene que ser permanente y cotidiana. Sobre todo ante la grave violación a la vida, a la libertad y a la integridad que significa el delito de la trata de personas”.