Los vitrales del Palacio de Hacienda: Fuente de inspiración

Ideado por el arquitecto Antonio Pibernat, los vitrales del Palacio de Hacienda se pueden apreciar fácilmente junto al recorrido de las escaleras, orientadas sobre la Av. Hipólito Yrigoyen y la calle Balcarce. Traslucidos con figuras geométricas, realizados con perfiles de plomo se erigen como custodios de los Bienes Culturales que encierra la cartera económica mas importantes del país.


En esta época tan particular que nos toca atravesar debido a la pandemia del Covid 19, desde la Coordinación de Patrimonio Cultural, estamos buscando nuevas formas para acercarnos a la comunidad y así dar a conocer nuestra labor en el Palacio de Hacienda.

En esta oportunidad nos inspiramos en los grandes vitrales del edificio, ideado por el arquitecto Antonio Pibernat, donde se los puede apreciar fácilmente junto al recorrido de las escaleras, orientadas sobre la Av. Hipólito Yrigoyen y la calle Balcarce. Se despliegan traslucidos, con figuras geométricas, realizados con perfiles de plomo, que hasta la actualidad sigue siendo el principal sistema utilizado por los vitralistas para efectuar el ensamblaje de distintas piezas de vidrio.

Louis Comfort Tiffany, a finales del siglo XIX se inspiró en esta técnica y desarrolló su propio estilo utilizando el método de la hoja de cobre. Artista y diseñador, muy reconocido por sus trabajos en vitrales, por sus lámparas, las cuales fueron consideradas como parte del movimiento artístico Art Nouveau.  

Por todo esto, motivados por el patrimonio artístico que poseemos en nuestro edificio, hicimos este tutorial con la técnica Tiffany, para llevarles el espíritu de este universo artístico a sus hogares. 

¡Hasta la próxima!

Prof. Silvana Zuazo

Los elementos necesarios para realizar el trabajo son cinta métrica, vidrios, marcador negro, anteojos de seguridad, pinza dentada, pinza "pico de pato", cortante de vidrio, lima metálica plana, cinta de cobre, pincel, tijera, fundente para soldar estaño y plomo, varilla de estaño y plomo, soldador eléctrico para estaño, guantes., máscara protectora con filtros, para gases y vapores nocivos.

Antes de comenzar a realizar las tareas se recomienda acondicionar el espacio de trabajo en un lugar aireado.

Diseño del vitral en papel.

Una parte importante es trasladar el diseño de cada figura al vidrio.Si son transparentes se puede realizar directamente desde el molde original. Si son opalescentes u oscuras se puede realizar una copia del diseño original y recortar el fragmento de papel correspondiente a cada figura, para utilizarlo a manera de plantilla sobre el vidrio a cortar.

Enumerar cada fragmento de vidrio.

Para realizar los cortes comenzar desde el borde inferior, subiendo con presión constante 
sin levantar el cortante, hasta el borde superior de la pieza.

Adherir la cinta de cobre (es autoadhesiva) al perímetro de cada fragmento. Esta debe tener unos milímetros más de anchura que el espesor del vidrio, para poder doblarla de cada lado y así contenerlo.

Reacomodamos todas las piezas ya encintadas sobre el diseño original, con sus números correspondientes, sujetadas con cinta de papel, para que las piezas no se deslicen, colocamos con pincel el fundente sobre la cinta  de cobre y comenzamos a fijar las partes con pequeños puntos de estaño.

Comenzamos a trabajar por sectores. Con pincel colocamos el fundente sobre la cinta de cobre y la vamos cubriendo con el estaño en forma de cordón. (colocar la varilla de estaño sobre la punta del soldador, recorriendo la línea de cobre de la pieza en forma pareja y continua). Cuando se realiza todo el frente del trabajo, se repite el procedimiento del lado reverso del vitral.