Los proyectos de manejo sustentable de tierras en Mendoza dieron sus primeros pasos


Los días 10 y el 11 de octubre, se realizó en la provincia de Mendoza el monitoreo de los avances de cuatro de los 11 proyectos de manejo sustentable de tierras (MST) seleccionados en diciembre del año pasado en una convocatoria pública y abierta lanzada por la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. El objetivo de estas experiencias es sostener y mejorar las funciones y los servicios ecosistémicos de tierras secas para las familias de pequeños productores campesinos y de pueblos originarios.

La visita, que incluyó entrevistas a productores y técnicos y recorridas por las obras concretadas, estuvo a cargo de la directora nacional de Planificación y Ordenamiento Ambiental Territorial, Dolores Duverges, acompañada por autoridades del proyecto Manejo Sustentable de Tierras en las Zonas Secas del Noroeste Argentino (MST NOA Cuyo), de la Dirección de Recursos Naturales de Mendoza y otros funcionarios provinciales. Las iniciativas visitadas fueron: “Buenas prácticas de manejo ganadero y restauración de biodiversidad en la Reserva Natural Telteca con productores locales”; “Cosecha de agua de lluvia en reservorio para el aprovechamiento ganadero de las comunidades locales. Sitio Ramsar Laguna de Guanacache, Desaguadero y del Baradero”; “Monitoreo y uso participativo de la producción de harina de algarrobo por comunidades del desierto potenciando experiencias para la valoración del monte”; y por último “Adaptaciones de tecnologías para el MST de la región central del monte”.

En cuanto a los avances en cada experiencia, las obras del proyecto de la Reserva Natural Telteca —donde el agua para producción y consumo humano es un recurso crítico— incluyen sistemas de captación y distribución de agua mediante el uso de bombas solares para extracción desde pozos, un estanque de acumulación y un área de restauración de la vegetación natural mediante clausura con boyero eléctrico y plantación de algarrobos. Las actividades son implementadas por la Fundación Bosques Nativos para la Biodiversidad, como entidad ejecutora, productores y productoras de la organización huarpe Juan Bautista Villegas y el cuerpo de guardaparques de la Secretaría de Ambiente de Mendoza. Además, se pudieron apreciar los avances alcanzados en el Puesto El Escondido y en el Puesto Sol y Esperanza, donde se desarrolla ganadería caprina y vacuna.

En la zona de El Forzudo —el segundo proyecto mencionado— se recorrieron las obras de construcción de represas en cauces abandonados o poco funcionales para capturar agua para animales y alimentar la recarga de los acuíferos, junto a integrantes de la Fundación Estudios e Investigación Socioambiental (EISA) y de la organización Guaquinchay del Pueblo Huarpe. Los trabajos se realizan en una zona próxima al río Desaguadero, en el límite con la provincia de San Luis, e involucran a 39 familias. La iniciativa busca contribuir a la restauración de los servicios ambientales que solían prestar los humedales de Guanacache mediante la cosecha de agua de lluvia para aprovechar los viejos fondos de laguna, bañados y ciénagos.

Por otro lado, se realizó la visita al paraje La Josefa, en el centro este de la provincia. Allí, los técnicos responsables del proyecto “Adaptaciones de tecnologías para el MST de la región central del monte”, explicaron los alcances regionales de la iniciativa, mientras que los médicos veterinarios hicieron lo propio a nivel predial. La propuesta, basada en criterios como distribución de lotes, vegetación existente, disponibilidad de agua y siembra de especies forrajeras, permitirá realizar un manejo predial sustentable mediante el desarrollo e implementación de un protocolo de manejo ganadero. La iniciativa comprende aproximadamente 100 unidades productivas de la zona.

Finalmente, en la Escuela n.º 366 de Ñacuñán, junto a pobladores locales y a representantes del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Junín y del Instituto Argentino de Investigaciones de Zonas Áridas (IADIZA), se visitó una zona de la Reserva de Biosfera Ñacuñán, conocida como La Lonja, donde se recolectan frutos de algarrobo para producción. Esto se realizó en el marco del cuarto proyecto referido.

Cabe recordar que el Proyecto MST NOA Cuyo es una iniciativa que cuenta con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y es financiado por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF, su sigla en inglés). Comprende las provincias de Catamarca, Tucumán, La Rioja, Jujuy, Salta, Mendoza, San Juan y San Luis y busca mantener y mejorar los servicios de los ecosistemas, para sostener las formas de vida de las comunidades rurales y reducir la presión sobre los recursos naturales por los usos de la tierra.