Los CAJ brindaron atención y asesoramiento en el excentro clandestino de detención “Pozo de Banfield”

Trabajadores/as de los Centros de Acceso a Justicia realizaron una acción territorial para asesorar a personas en situación de vulnerabilidad en el Centro para la Memoria, la Verdad y la Justicia, en las vísperas del 44° aniversario de La Noche de los Lápices.


Durante la última dictadura militar, el “Pozo de Banfield” funcionó como centro clandestino de detención de la Brigada de Seguridad, Investigaciones e Inteligencia de la Policía Provincial de Buenos Aires. Formó parte de una de las sedes del Plan Cóndor y luego siguió funcionando como dependencia de la Policía Bonaerense.

Los Centros de Acceso a Justicia trabajan diariamente para transformar la realidad de las personas con problemas para acceder a sus derechos. En esta oportunidad, se realizó la primera itinerancia de atención y asesoramiento a vecinas y vecinos desde el histórico “Pozo de Banfield”, declarado desde 2010 Centro para la Memoria, la Verdad y la Justicia.

A través de un abordaje local, profesionales de los CAJ prestan servicio de modo presencial en puntos por fuera de las oficinas de los Centros de Acceso a Justicia, acercando asesoramiento legal y social a la población que más lo necesita. Durante la itinerancia se registraron unas 40 consultas referidas a temas de violencia de género, violencia institucional, seguridad social y derecho a la salud. Este sistema de atención se repetirá mensualmente.

Alt text

Durante la jornada se realizó a su vez un encuentro de la Mesa de Trabajo del Espacio por la Memoria del Ex Pozo de Banfield, en el marco de las actividades previstas en conmemoración de los 44 años de La Noche de los Lápices.

El excentro clandestino de detención “Pozo de Banfield” fue epicentro de la represión bonaerense y se creó antes de la última dictadura. Como centro clandestino funcionó entre 1974 y 1978: allí se registraron 309 detenidos de los cuales 97 siguen desaparecidos. Fue depósito, paso previo al “traslado” o legalización, centro de tortura y, esencialmente, una de las maternidades clandestinas más atroces de la región. Según una investigación de Abuelas de Plaza de Mayo filial La Plata, pasaron al menos 16 embarazadas de las cuáles sólo una fue liberada.

La noche del 16 de septiembre de 1976 y en los días sucesivos, un grupo de jóvenes militantes de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES) y de la Juventud Guevarista fueron secuestrados en la ciudad de La Plata en el hecho que se recuerda como “La Noche de los Lápices”. Tenían entre 14 y 17 años. El operativo fue realizado por el Batallón 601 del servicio de Inteligencia del Ejército y la Policía de la Provincia de Buenos Aires, dirigida en ese entonces por el general Ramón Camps y Miguel Etchecolatz.

Alt text

En 1999 se asentó allí la sección “Asuntos Judiciales de Lanús” de la Policía de la Provincia de Buenos Aires. El 30 de agosto de 2006 el Decreto Provincial N° 2204/06 transfirió el edificio en donde funcionó el “Pozo de Banfield” a la órbita de la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires para ser destinado a un espacio para la Memoria, Promoción y Defensa de los Derechos Humanos. El 16 de septiembre de 2010 el “Pozo de Banfield” fue declarado Centro para la Memoria, la Verdad y la Justicia.

Alt text

El 27 de octubre es la fecha que definió el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata para dar inicio al juicio que juzgará a 14 represores, entre ellos Miguel Etchecolatz y el médico policial Jorge Berges, imputados de delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico-militar en los centros clandestinos de detención, tortura y exterminio ("Pozo de Banfield" y "Pozo de Quilmes"). Se espera el testimonio de 400 testigos, sobrevivientes y familiares.