“Lo que el trabajador desea, básicamente, es no accidentarse a causa de su trabajo”


Así lo afirmó el Gerente General de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT), Guillermo Arancibia, en el marco de la III Jornada de Riesgos del Trabajo, que se desarrolló el 29 de agosto en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires; acompañado por el asesor de Gabinete, José Luis Bettoli. El funcionario del organismo de control resaltó, además, el rol fundamental que desempeña la prevención para que estos hechos no sucedan.

En 1996, el sistema de riesgos del trabajo contaba con 3,5 millones de trabajadores cubiertos distribuidos en menos de 400 mil empresas. Actualmente, el número de trabajadores cubiertos está cerca de los 10 millones, con casi un millón de empleadores afiliados. Al inicio del sistema, la cantidad de trabajadores fallecidos por año alcanzaba un total de mil. En la actualidad, con casi el triple de trabajadores cubiertos, ese número es de setecientos.

A pesar de estas cifras, y de la baja en casi todos los índices de siniestralidad, Arancibia destacó que la litigiosidad laboral aumentó en forma exponencial. “Hoy nos encontramos con 300 mil causas abiertas, lo que genera un pasivo contingente al sistema cercano a los 5 mil millones de dólares”, dijo el gerente general. “Y éste es un problema real, que tenemos que enfrentar todos”, destacó.

Según estimó esta situación repercute en la previsibilidad de los costos laborales y, como consecuencia, en la generación de empleo. “Nuestra preocupación es brindar las condiciones necesarias para que se genere empleo seguro y saludable para todos. El costo laboral puede ser bajo, medio o alto. Lo que no puede es no ser previsible”, afirmó en el cierre de su disertación.

A su turno, Bettoli destacó que el bloque normativo principal del sistema de riesgos del trabajo está focalizado en la prevención de los riesgos laborales. “La carga de obligaciones, en este aspecto, está centrada en el empleador. En el aspecto reparativo, la responsabilidad recae en las aseguradoras de riesgos del trabajo. Pero el sistema es mucho más que las prestaciones dinerarias. Y se compone de bloques normativos destinados a preservar un bien jurídico, como lo es la salud del trabajador”.

La jornada contó con la participación de prestigiosos juristas laborales, con la visión del empresariado y con la de representantes de las aseguradoras de riesgos del trabajo, ante un marco de público que completó la capacidad del Salón de Actos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires.