“Lilia, una madre”, de Daniel García, en los encuentros virtuales ARGRA-ANM

El viernes 4 de septiembre tuvo lugar el tercer capítulo del ciclo “Encuentros, fotografías, estéticas y políticas”, producido por Fototeca ARGRA - Archivo Nacional de la Memoria (ANM)- Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.


Este ciclo de encuentros busca retomar las publicaciones de la colección “pequeño formato” de la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (ARGRA). En esta oportunidad, el punto de partida fue el libro Lilia, una madre, que compila el trabajo fotográfico realizado por Daniel García sobre Lilia Jons de Orfanó. Esas fotografías forman parte del acervo de Fototeca ARGRA que se encuentra en el Archivo Nacional de la Memoria (ANM).

Lilia Jons, madre de Daniel y Guillermo Orfanó, secuestrados y desaparecidos por la última dictadura cívico-militar en 1976, fue una de las fundadoras de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas y referente del movimiento de derechos humanos en Argentina. Ella misma y su compañero, Lucas Orfanó, estuvieron secuestrados/as durante quince días en Coordinación Federal. Además, durante varios años, Lilia fue colaboradora del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

La apertura del conversatorio estuvo a cargo de Andrea Copani, Directora de Gestión de Fondos Documentales del ANM. La funcionaria enmarcó el encuentro en las propuestas de actividades virtuales diseñadas por la Secretaría de Derechos Humanos para abordar diversos temas vinculados a trabajos de memorias, promoción y protección de Derechos Humanos en el contexto de la pandemia. Señaló que, en particular, este ciclo de charlas tiene por objetivo “pensar colectivamente los cruces entre la fotografía, los archivos fotográficos, las políticas de memoria y el abordaje de distintas temáticas de DDHH”. En este sentido, reconoció como unos de los propósitos prioritarios en la gestión del ANM y de la Secretaría el acompañamiento a los organismos en la preservación de sus acervos documentales.

"En este caso, resaltamos a dos protagonistas: Daniel García y Lilia Jons, retratada e inmortalizada a través de la cámara de Daniel", sostuvo Copani y subrayó la importancia de recordar a Lilia como una militante política de su tiempo, como una militante de la lucha de los familiares y de los organismos de DDHH, pero también como mujer militante, pensando esas experiencias desde una perspectiva de género. Asimismo, destacó su labor en el EAAF, “una institución emblemática a la que toda la sociedad le debe muchísimo".

El fotoperiodista e integrante de la Fototeca de ARGRA en el ANM, Ezequiel Torres, fue quien moderó la propuesta de la cual participaron, además de Daniel García, Graciela Lois, de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas; Patricia Bernardi, co-fundadora del EAAF; y Noemí Ciollaro, periodista y escritora.

"Conocía a Lilia apenas por las fotos de Daniel. Charlando con ustedes es que pude terminar de armar su historia. Y eso me llevó también a pensar en ese entramado que es la construcción de la memoria y del que todos y todas somos parte y en el rol que cada uno de nosotros cumple", expresó Torres en su intervención.

Luego tomó la palabra Daniel García, quien comenzó agradeciendo "a la Secretaría, al ANM y a ARGRA por lanzar esta colección y convertir la historia de Lilia en un libro que no existía". Asimismo, sostuvo "lo importante es que Lilia fue para mí una heroína nacional, además de ser una mujer extraordinaria con una fortaleza formidable". Sobre el inicio de su vínculo, relató que la foto de la tapa del libro fue la que lo impulsó a contactarla para contar su historia: una foto de la segunda Marcha de la Resistencia, donde las Madres de Plaza de Mayo y otros/as militantes trataban de romper el cordón policial que les impedía marchar sobre Plaza de Mayo. "La primera vez que fui a su casa, estaban ella y Lucas, y tuvimos una charla como de 3 horas, donde yo hablé poco y escuché mucho. Fue durísima. No hice ninguna foto ese día, no estaba en condiciones anímicas. Al salir, caminé mucho. Me sentía muy triste. Caminé llorando, de a tramos, porque la historia era horrible".

Seguidamente, Graciela Lois, integrante de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, emocionada hasta las lágrimas señaló: "Muchos recuerdos. Esas fotos traen recuerdos que uno cree bastante olvidados, ¿no? Cuando vi la foto esa que le sacás de espaldas caminando por el pasillito de la casa de Saenz Peña... esa soledad que retratás. Y ese pasillito donde nos juntábamos. A Lilia la conocí cuando llegué por primera vez a Familiares, en diciembre del 76. Y desde ese entonces y hasta que ella dejó de ir a Familiares, nos veíamos siempre, nos contábamos todo. Yo tuve una segunda pareja con quien tuve un hijo, en el 85. Y ella fue su madrina. Ella insistió, y le pusimos Guille por su Guille".

Luego, fue el turno de Patricia Bernardi, quien afirmó que Lilia y Lucas fueron muy importantes porque se asumieron como intermediarios entre los familiares y el EAAF: "Teníamos entre 19 y 24 años y necesitábamos ese aval de gente que nos presentara con los familiares".

Finalmente, fue el turno de la periodista Noemí Ciollaro, autora de Pájaros sin luz. Testimonios de mujeres de desaparecidos (2000). "A Lilia la conocí y la quise muchísimo. En los últimos tiempos, hablábamos por teléfono todas las semanas", señaló y contó su relación a través de sus encuentros en Familiares. Recordó que el contacto se volvió mucho más cercano después de la nota que le hizo Daniel García con quien compartía el trabajo en las agencias y agregó: "Si es cierto que hay cielo, nos debe estar mirando".

En el cierre del encuentro, Ezequiel Torres leyó los mensajes de afecto de parte de los y las participantes que siguieron el Conversatorio, y anunció que la siguiente reunión se realizará el viernes 18 de septiembre.