Leandro Usuna y el Mundial más importante de la historia del surf

En la previa del Mundial en El Salvador, clasificatorio para los Juegos Olímpicos, el bicampeón mundial se juega su chance con el equipo argentino -hay cinco plazas para los varones y siete para las mujeres-. “Ir a Tokio es un sueño, será el debut olímpico del surf y Argentina tiene que estar presente”, confió Lele.


El equipo argentino de surf se prepara para participar de los Juegos Mundiales que se disputarán en El Salvador del sábado 29 al lunes 6 de junio y brindarán cinco plazas olímpicas para varones y otras siete para la rama femenina. “Tenemos muchas expectativas, en esta cancha jugamos muy bien. Ir a Tokio es un sueño, será el debut olímpico del surf y Argentina tiene q estar presente”, comenta Leandro Usuna, bicampeón mundial.

‘Lele’ Usuna forma parte del equipo nacional que conforman además Santiago Muñiz, Ignacio Gundesen, Ornella Pallizzari, Josefina Ané y Lucía Indurain, bajo la conducción técnica de Martin Iatauro y Juan Baldino. “Nos sentimos en casa, esta ola ya la conocemos, es una ola con mucha fuerza, fondo de piedra y a nosotros por lo general nos va muy bien en lugares así. Los tres varones somos campeones del mundo y las chicas tienen gran nivel y lo demuestran en cada torneo Estamos recontra preparados y muy confiados”, prosiguió Lele.

Pasado el momento más duro de la pandemia la Selección argentina de surf pudo entrenarse sin pausa desde agosto de 2020 y hasta pudo realizar una preparación especial en Hawái y en este mismo lugar donde irán en busca de la clasificación olímpica.

En diálogo desde El Salvador Usuna analizó: “Estar en un juego Olímpico sería lo máximo, llevar la bandera de mi país algo inolvidable. Vamos a dar todo porque hay mucha gente en la búsqueda de este logro, hay muchas personas trabajando, apoyando y mostrando un compromiso permanente para que podamos alcanzar este sueño. Clasificar sería un gran honor, yo estuve muy cerca en los Panamericanos donde salí segundo y sólo el primero clasificaba, pero todo pasa por algo y acá estoy con una gran ilusión.

Y expresó a pura emoción su sentimiento más profundo: “El 5 de enero nació mi primer hijo, Benicio, sin duda lo más importante que me pasó en la vida. Y estoy muy feliz de tener una familia tan hermosa y sentir ese amor sano, extremo, divino que sin duda acompaña y me da muchísima fuerza. Aunque reconozco que irme de casa fue de las cosas más difícil que tuve que afrontar, todavía siento el último beso que nos dimos los tres antes de irme. Pero me dedico a esto y quiero estar en los Juegos Olímpicos y con esta energía de felicidad voy a ir por el sueño. Sé que no estoy sólo y más allá de mis compañeros de equipo yo siento que estoy también con ellos dos, mi mujer y mi hijo. Y los tres juntos competiremos para llegar a Tokio“.