Laura Cors y su enorme desafío en la Liga Nacional de básquetbol

Se convirtió en la primera mujer en integrar un staff técnico en la Argentina. “Es romper algunos paradigmas que están asociados con que el deporte de hombres esté manejado por hombres”.


El club Bahía Basket-Weber, presidido por el ex jugador e integrante de la generación dorada, Pepe Sánchez, dio el primer paso hacia un desarrollo más igualitario en el mundo del básquetbol ofreciéndole a Laura Cors, de vasta trayectoria como entrenadora, ser uno de los tres miembros del cuerpo técnico horizontal.

“A nivel personal y profesional, representa un salto muy importante en mi carrera como entrenadora. Y después es un poco romper algunos paradigmas que están asociados con que el deporte de hombres esté manejado por hombres”, reconoce Laura. “En este caso creo que Pepe confió y apostó a que una mujer pueda realizar el trabajo, ya sea de manera parcial, ya que el cuerpo técnico de Bahía Basket es horizontal. Es decir, somos un grupo de entrenadores que, si bien tenemos roles definidos, todos dirigimos de manera horizontal el equipo” detalla.

Los otros integrantes del staff son Martín Luis, especialista en ataque y Augusto Meneses, quien se encarga de las situaciones especiales. Laura es la encargada del rubro defensivo. “Es muy lindo trabajar de esta manera, es algo distinto, un gran desafío para mí. La clave es la comunicación”, analiza Cors, de 53 años.

Consultada sobre lo novedoso de su incorporación, opinó: “Creo que en el 2020 ya debería haber más mujeres ocupando roles de liderazgo dentro de equipos -en este caso de básquet- masculinos” y agrega: “En otros países ya sucede y si bien sigue siendo noticia porque somos pocas, esperemos que dentro de unos años sea algo común, una noticia más y que no sea una novedad. Como en todos los órdenes de la vida siempre hay una primera vez y en este caso Weber es el primero en incorporar, ojalá que esto se replique mucho más en otros equipos”.

La llegada de Laura a Weber Bahía significa también mucho en su vida personal. Es volver a la ciudad de Bahía Blanca después de 25 años, 24 de ellos trabajando en el club Lanús, tanto de jugadora, como también de entrenadora.

“Con respecto a las sensaciones personales, me cuesta un poco disfrutar de lo que voy viviendo", reconoce. "Ahora que estoy más grande trato de buscar momentos de disfrute porque la verdad es que debería sentir eso, estando en el mayor nivel de la Liga y con varones, la verdad que tendría que disfrutarlo, pero a la vez siento mucho compromiso con el lugar que estoy ocupando. Compromiso de saber más, de seguir estudiando y aprendiendo para poder siempre estar preparada” concluyó.