Las principales entidades empresarias y la CGT dieron su aval a la estrategia del Gobierno para reestructurar la deuda

 


El presidente Alberto Fernández, junto al ministro de Economía, Martín Guzmán, recibieron esta tarde en la Quinta de Olivos a los representantes de las principales entidades empresarias del país y de la CGT, quienes expresaron su fuerte respaldo el proceso de reestructuración de la deuda pública formulado por el Estado argentino.

“Es una oferta muy razonable en los tiempos que vivimos. Queremos una solución definitiva para la Argentina para siempre”, sostuvo el Presidente ante la dirigencia empresaria y sindical.

Por su parte, el ministro Guzmán reiteró que “es absolutamente necesario resolver esta situación de una carga de deuda insostenible para darle a Argentina las condiciones que necesita para poder recuperarse y para poder sostener esa recuperación en el tiempo”.

“Necesitamos generar trabajo, productividad y consistencia macroeconómica”, dijo Guzmán. “De poco serviría, diría de nada, ir a una reestructuración que no nos permita recuperar la consistencia, sino que deje el problema para más adelante”, enfatizó.

“Vamos a trabajar hasta el último día para lograr un acuerdo, pero ese acuerdo tendrá que ser sostenible”, añadió.

Del encuentro participaron los titulares y representantes de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo; la Cámara de Comercio (CAC), Jorge Di Fiori; la Cámara de la Construcción (Camarco), Iván Szczech; la Asociación de Bancos de la República Argentina (ADEBA), Javier Bolzico; la Sociedad Rural (SRA), Daniel Pellegrina; y la Bolsa de Comercio, Adelmo Gabbi.

Por la CGT, estuvieron presentes Héctor Daer, de la Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina (FATSA); Carlos Acuña, del Sindicato de Obreros de Estaciones de Servicio, Garages, Playas de Estacionamiento Y Lavaderos de Autos (SOESGyPE); y Gerardo Martínez, de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA).

Participaron también Andrés Rodríguez, de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN); Víctor Santa María, del Sindicato Único de Trabajadores de Edificios de Renta y Horizontal (SUTERH); José Luis Lingeri, del Sindicato Gran Buenos Aires de Trabajadores de Obras Sanitarias (SGBATOS); Armando Cavalieri, de la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (FAECYS); y Antonio Caló, de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM).

Durante la reunión, el ministro de Economía afirmó que “no resolver (el problema de la deuda) socava y deteriora las condiciones en las que funciona el sector privado. Son situaciones no aptas para producir, generar empleo”.

Sobre la oferta de canje presentada a los acreedores externos, el ministro reiteró que “tomamos un compromiso que podemos cumplir y cumpliremos si la propuesta es aceptada”.

Asimismo, destacó el apoyo de gobernadores, empresas y trabajadores al proceso de renegociación encarado por el gobierno argentino. “El apoyo va a valer hoy y va a valer en la historia”, afirmó. “Nosotros queremos tener una relación sana, duradera, a nivel internacional que sea adecuada para las necesidades y los intereses de Argentina y que funcione también para nuestros acreedores”, sostuvo el ministro.

En tanto, los dirigentes empresarios destacaron la necesidad de llegar a un acuerdo por la deuda con los bonistas. “Estamos en el mismo barco, somos la misma Argentina, y necesitamos un escenario de previsibilidad, necesitamos el acuerdo para crecer”, dijeron.

“Tenemos un gobierno que habla de industria y de trabajo, vamos a acompañar al Gobierno nacional”, remarcaron.

Lo referentes de la CGT, por su parte, destacaron que “acompañan la premisa de no someter a la sociedad para sostener la deuda”.