Presidencia de la Nación

Las políticas culturales con participación ciudadana, ejes de las jornadas en el Centro Cultural Kirchner

Organizaciones comunitarias de Argentina, México, Colombia y Brasil participaron de charlas y mesas de trabajo para desarrollar un modelo de gestión de política cultural.


Durante cinco días, integrantes de organizaciones comunitarias y representantes de organismos de Cultura de México conocieron las experiencias de las organizaciones que forman parte del programa Puntos de Cultura del Ministerio de Cultura de la Nación. Además, participaron de mesas de trabajo en el Centro Cultural Kirchner con referentes culturales de nuestro país y con organizaciones y referentes de Colombia y Brasil —que participaron de manera virtual—continuando una agenda de trabajo que apunta a generar políticas culturales de base comunitaria conjuntas. También participaron de la presentación del libro Por todos los caminos: Puntos de Cultura en América Latina, de Célio Turino —historiador y gestor cultural que creó el programa Puntos de Cultura en Brasil— como parte del proceso de exploración de la génesis, el espíritu y el devenir del modelo latinoamericano de desarrollo de políticas culturales de base comunitaria.

El trabajo durante las jornadas, organizadas por la Secretaría de Gestión Cultural, apuntó a generar insumos para desarrollar un modelo de gestión de política cultural de base comunitaria que pueda implementarse en Guadalajara y Bogotá y que también pueda servir para otras ciudades del mundo. Ese material será trabajado en posteriores reuniones en Brasil y Bogotá, donde se trabajarán los lineamientos de ese modelo de gestión. “Estas jornadas de intercambio de saberes y experiencias fueron fundamentales para plasmar lo que se ha hecho en materia de políticas públicas. También para compartir los saberes y las acciones de las organizaciones que están al servicio de la comunidad y el territorio. Esto es fundamental para pensar la integración, para borrar las fronteras de los Estados, que muchas veces segregan culturas, pero los procesos culturales van más allá de esos límites”, dijo el secretario de Gestión Cultural de la Nación, Federico Prieto.

Estas jornadas son parte de un proyecto de articulación que fue solicitado por representantes de organismos de Cultura de Guadalajara y Bogotá para conocer experiencias de trabajo articuladas entre las áreas de cultura y las organizaciones comunitarias —entre el Estado y la sociedad civil— para desarrollar políticas culturales con protagonismo de la ciudadanía. Esta iniciativa es financiada por la Ventana Adelante, un instrumento de Cooperación Triangular entre la Unión Europea (UE), América Latina y el Caribe, a partir del cual la UE financia proyectos inclusivos y sostenibles. En este caso, apunta a dejar instaladas capacidades de gestión participativa de políticas culturales en los Estados locales y de sostenibilidad e incidencia política en las organizaciones comunitarias de Guadalajara y Bogotá.

Puntos de Cultura, un camino a seguir

Para conocer las experiencias de los Puntos de Cultura argentinos, la comitiva mexicana visitó la Asociación de Mujeres La Colmena – FM Reconquista, en José León Suárez, provincia de Buenos Aires; las Cooperativas Bella Flor y 8 de Mayo, en San Martín; el Grupo de Teatro Comunitario Catalinas Sur y la Cooperativa Laboratorio Audiovisual Comunitario, en la Ciudad de Buenos Aires. Al final de cada jornada, se realizaron sistematizaciones teóricas para aportar al desarrollo del modelo de políticas culturales de base comunitaria.

Para Luisa Velásquez, Jefa de departamento de Cultura comunitaria en Gobierno de Guadalajara, la experiencia fue muy exitosa: “Para nosotros Puntos de Cultura Argentina es un referente de una muy buena práctica y vinimos a conocerla en profundidad. Venir con una delegación de agentes culturales para que conocieran los Puntos de Cultura argentinos, que intercambiaran experiencias y que, sobre todo, conocieran cómo opera el programa. Nos llevamos un aprendizaje muy rico. Entendimos que el potencial del programa no está solo en la parte económica, sino en la discusión de lo público que se da en esos espacios, en la articulación en red, en los procesos de formación que suceden y que han sido los que han podido generar un tejido y una masa crítica importante. Ese ha sido el gran aprendizaje de las organizaciones, entender el gran potencial de una política como esta”.

“La experiencia de estos días fue super buena, sobre todo conocer a las organizaciones; conocer la forma en que están organizadas y la forma en la que se vincula una organización con la otra nos abre un montón los ojos. Nos hace ver que vamos por buen camino, pero que también tenemos muchas cosas por mejorar en nuestro proyecto de Puntos de Cultura. Tenemos que mejorar sobre todo la participación política, que en Guadalajara es bastante nula. Allá muchos quieren estar en Puntos de Cultura más por un interés monetario, que para articular una comunidad”, contó Tavo Rodríguez, experto en artes escénicas de Guadalajara, que formó parte de la comitiva. “Es importante que sigan sucediendo estos intercambios, seguir con estas articulaciones, consejos, apoyos latinoamericanos”, agregó. Además, para enriquecer la perspectiva sobre los Puntos de Cultura participaron de una reunión con los representantes de la Comisión Nacional de Puntos de Cultura, de la que también participaron los referentes de Brasil y Colombia, de manera virtual. Así, pudieron conocer los marcos de construcción inicial de la red, sus alcances y limitaciones; y revisaron sus formas de incidencia en la gestión general de la política de Puntos de Cultura.

La experiencia de Puntos de Cultura en América Latina

En la presentación de Por todos los caminos: Puntos de Cultura en América Latina, Célio Turino recorrió la génesis del programa y narró su experiencia al frente del proyecto. Destacó, sobre todo, su experiencia al recorrer doce países de América Latina conociendo experiencias de trabajo comunitario e invitó a imaginar un mundo en el que se valore la potencia y la creatividad de las comunidades. “Es fundamental conocer la filosofía comunitaria, la de la gente, que se hace de manera artesanal, caminando. Por eso elegí ese nombre para el libro. Esos saberes, esa filosofía tienen un sentido propio que necesitan ser conocidos, para conocer mejores visiones sobre el mundo”, dijo Turino. También se refirió a las guerras y a los genocidios que suceden en el presente y habló de una “humanidad deshumanizada”, que se desentiende de esos flagelos. En esa línea, propuso construir lazos y redes desde el arte y lo comunitario. “Si queremos llegar al corazón de las personas no es con la razón ni con los discursos, sino con un proceso de belleza que sea expresión de una ética, de la filosofía que mencioné anteriormente. Sé que cada uno de los Puntos de Cultura está haciendo eso”, expresó.

Por todos los caminos: Puntos de Cultura en América Latina es un “libro carta”, según el autor, con historias que él ha vivido, con narraciones de personajes vivos, activos en sus territorios, que le llamaron la atención por lo que tenían de excepcional y también por lo que tenían en común. Es también una carta al pasado, “en busca de luz y fuerza para la reinvención del futuro”. Una carta al presente, para aquellas personas que, a diario, cambian el mundo desde sus comunidades. Turino cuenta historias escondidas, de los rincones más lejanos, y muestra cómo se encuentran, aunque sean aparentemente dispares, de realidades sociales, económicas y culturales muy diferentes. Al hablar de alteridad (la capacidad de uno percibirse en el otro, por más diferente que le parezca este otro), habla también de intersecciones, conexiones, transformaciones, reinvenciones. Del encuentro de la identidad en la diversidad, en procesos en espiral, en constante movimiento. El libro se puede descargar gratuitamente aquí.

Una articulación a largo plazo

Esta actividad es la quinta de una serie de encuentros entre representantes de organizaciones comunitarias y de la Dirección de Cultura Comunitaria de Guadalajara, la Secretaría de Cultura de Bogotá, de la Fundación Casa de Rui Barbosa, —del Ministerio de Cultura de Brasil— la Secretaría de Gestión Cultural —del Ministerio de Cultura de la Nación— y de Ibercultura Viva, de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB).

La primera actividad conjunta fue el encuentro virtual de presentación Estrategias culturales para la participación ciudadana, que se realizó el 31 de julio. La segunda, fue un seminario presencial en México, del 6 al 10 de agosto, un proceso intensivo para 47 agentes culturales sociales en el que se formaron como actores sociopolíticos para la acción, defensa e incidencia, principalmente en el ámbito cultural para el desarrollo sostenible. El encuentro fue facilitado por el Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitaria (IMDEC), organización experta y referente latinoamericana en la educación popular, la defensa de derechos humanos y el fortalecimiento de organizaciones y movimientos sociales. Esta formación fue complementada por conferencias con referentes destacados en la cultura comunitaria y la incidencia política de Bogotá, Costa Rica y Ecuador.

La tercera actividad fue el Congreso Internacional de Cultura y Participación Ciudadana, que se llevó a cabo también en México, del 31 de agosto al 2 de septiembre. Estuvo dirigido principalmente a funcionarios de las entidades beneficiarias, y el evento contó con conversatorios y paneles enfocados a presentar experiencias comunitarias e institucionales de proyectos y políticas participativas que han contribuido de forma efectiva al desarrollo sostenible. Contó, además, con mesas de trabajo intersectoriales que permitieron conocer y analizar las problemáticas y necesidades de la acción cultural para la identificación de propuestas de solución a través de políticas públicas y transformaciones institucionales para hacerlas posibles.

La cuarta actividad fue una visita al ayuntamiento de Barcelona para conocer experiencias de agentes culturales españoles sobre su labor en proyectos relacionados con los ejes y ámbitos de conocimiento de la iniciativa, y para conocer los componentes y recomendaciones de la Estrategia Iberoamericana de Cultura y Desarrollo Sostenible de la SEGIB y su aplicación en la política cultural local de las entidades beneficiarias.

La sexta actividad será un seminario en Colombia en febrero de 2024, a cargo de la Fundação Casa de Rui Barbosa, en colaboración con universidades colombianas y la UDG Virtual. A partir de los aprendizajes, insumos y sistematizaciones generadas a lo largo de la iniciativa se convocará a espacios de trabajo intersectorial para el análisis y creación conjunta de la propuesta de "Modelo de orientación para el diseño e implementación de políticas culturales locales participativas con enfoque en desarrollo sostenible y derechos humanos". Los talleres son de corte académico y técnico, pero estarán abiertos a la participación ciudadana.

La séptima actividad, prevista para marzo de 2024, será un taller virtual de cierre, devolución a participantes y socialización del modelo orientador de creación conjunta, donde además se compartirán las rutas de aplicabilidad por cada entidad, así como los posicionamientos y recomendaciones de los miembros de la alianza.

Scroll hacia arriba