Las mujeres también brillan en la ciencia


El ámbito científico continúa siendo un espacio donde la brecha de género persiste a nivel mundial. Por eso, la Asamblea General de las Naciones Unidas decretó el 11 de febrero el “Día Internacional de la Niña y la Mujer en la Ciencia”, con el objetivo de incentivar la inclusión y participación de las mujeres. En este día, la historia de Nadia Chiaramoni, biotecnóloga.

A Nadia Chiaramoni le regalaron un juego de química a los 6 años, fue su madre, que no contempló el lío que podría armar en la casa con los experimentos. Ese obsequio de la niñez fue el disparador (junto a profesores comprometidos en la secundaria), que la llevó a ser la mujer científica, la licenciada en Biotecnología y Doctora en Ciencias Básicas y Aplicadas por la Universidad Nacional de Quilmes e investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), que es hoy.

En 4to y 5to año del secundario, Nadia sabía que quería seguir alguna carrera como Medicina pero aún no se definía. “Vi dos películas, “Epidemia”, que me gustó mucho cómo llegaban a la estructura del virus que estaba enfermando a la gente y a su cura y “Un milagro para Lorenzo”, que me encantó el personaje y cómo armaba todas las cadenas de ácidos grasos con clips”, compartió. Luego de barajar la idea de irse a vivir a Misiones para estudiar genética molecular, ingresó a la carrera de Biotecnología de la Universidad de Quilmes, donde hoy es docente.

"Me encantaría que se incluyan más materias referidas a la ciencia en las escuelas primarias, que se incentive la curiosidad de los/as niños/as, porque lamentablemente, eso en algún momento se pierde y un científico no es otra cosa que una persona súper curiosa”, opinó la biotecnóloga sobre la promoción en las primeras instancias educativas.

En cuanto a la universidad y las nuevas generaciones de científicas, afirmó que tiene “muchísimas alumnas, la mayoría en mis clases son mujeres y las noto más despiertas y empoderadas” y que respecto a la brecha de género en el ámbito laboral “hombres y mujeres, al menos en el CONICET, tenemos el mismo salario pero son menos las mujeres que ocupan cargos jerárquicos”.

Nadia tiene 40 años, desde aquel juego de química pasaron muchos años: "Me mantuvo unida a la ciencia la curiosidad y la sorpresa. Cuando vos empezas a hacer un experimento, tiene un proceso hasta que ves el resultado final, cargas los datos en la planilla y haces el gráfico, ese momento en el que aparece el gráfico, ese “clic”, me sigue sorprendiendo, me sigue encantando y me sigue emocionando”, reflexionó.