Las EDAs de Misiones ponen su sello en Tokio 2020

La presencia de la velista Lourdes Hartkopf en Tokio trae a escena a un formador muy reconocido en el ambiente del yachting; Nico Dasso, entrenador de Lourdes por más de 10 años y actual Coordinador de las Escuelas Deportivas Argentinas de este deporte en Misiones.


En cada presentación olímpica de la velista misionera Lourdes Hartkopf, miles de chicos que participan en las EDAs -Escuelas Deportivas Argentinas- se sienten representados. Es que atrás de Hartkopf hubo un entrenador que la apuntaló desde su infancia por más de 10 años, atento a cada detalle técnico y personal. Nicolás Dasso, alguien que desde el silencio gana el reconocimiento de todo el ambiente del yachting y está a cargo de la coordinación de las Escuelas Deportivas Argentinas de este deporte en Misiones.

“Dasso es un mentor, un hombre humilde que hace un trabajo notable y ayuda a que muchos chicos en situación vulnerable puedan incursionar en el yachting”, sintetizó el Coordinador General de las EDAs de esta disciplina en el país y Director Nacional de las Selecciones Juveniles, Hernán Vila.

Y prosiguió: “Para nosotros es un orgullo que Dasso esté a cargo de las escuelas en Misiones, su calidad humana y su compromiso le dan un valor agregado a su tarea como entrenador. Hoy tenemos 12 EDAs de este deporte en el país y esto nos permite además de hacer un relevamiento federal brindarle la oportunidad de navegar a muchos chicos, que de otra manera no podrían hacerlo. Son más de 250 niños y jóvenes de 11 a 18 años que participan de este proyecto y están inspirados en referentes deportivos como Lourdes Hartkopf”.

Por su parte Dasso, quien apuntala desde Misiones este Programa federal del Ministerio de Turismo y Deportes, impulsado e instrumentado por la Secretaría de Deportes de la Nación; opinó sobre Hartkopf: “Siento mucho orgullo que ella sea la única de Misiones en Tokio y ojalá esto ayude a que más gente de esta provincia se vuelque al deporte. Tiene muy merecida esta experiencia, formar parte de un Juegos Olímpicos es alucinante para cualquier deportista”.

Lourdes Hartkopf compite en los Juegos Olímpicos en la en la clase 470 de vela junto a su compañera Belén Talavella y es uno de los fieles ejemplos del recorrido de la formación del atleta hacia el alto rendimiento y de la importancia de poder complementar el deporte con el estudio y su carrera profesional, ya que es además licenciada en Comercio Exterior. En tanto, su compañera de equipo también logró complementar ambas actividades y además de olímpica es bioquímica.

“La familia es muy importante en la etapa de formación del deportista, Lourdes siempre tuvo una contención importante; su padre aficionado a este deporte siempre la acompañó desde sus inicios. Además el estudio es fundamental para el desarrollo personal y por eso esta pareja en Tokio da muestra de lo que tanto pregonamos”, cerró Dasso desde Posadas.