La unidad ministerial logro acuerdos que evitaron remates hipotecarios en todo el país

Las Unidades de Emergencias Legales del Ministerio de Trabajo mediaron en más de 400 casos de conciliación de deudas hipotecarias ingresados en todo el país durante los últimos cuatro meses, evitando el remate y la subasta de viviendas únicas y permanentes en buena parte de ellos.


Las Unidades de Emergencias Legales del Ministerio de Trabajo mediaron en más de 400 casos de conciliación de deudas hipotecarias ingresados en todo el país durante los últimos cuatro meses, evitando el remate y la subasta de viviendas únicas y permanentes en buena parte de ellos.

El responsable de las Unidades de Emergencias Laborales de la cartera laboral, Guillermo Alonso Navone, destacó la importancia de esta modalidad de gestión que por primera vez se aplica en el país, ya que “ha cumplido una función social destacable, al dejar sin efecto un buen número de subastas o remates inminentes o reencauzando deudas hipotecarias, que permitieron que muchas familias conserven su vivienda única”.

La Unidad de Emergencia Legal fue creada por el decreto 204/03 del pasado 4 de febrero en el ámbito del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, buscando articular el procedimiento de conciliación de las deudas hipotecarias.

Quienes requirieron de la conciliación ministerial debieron proponer un acuerdo factible que demuestre su voluntad de acordar y al menos un 20% de la hipoteca en cuestión cancelada.

Entre el 19 de febrero y el 19 de junio pasados ingresaron 446 actuaciones en Buenos Aires y otras 330 en el interior del país, solicitando el procedimiento de mediación voluntaria y gratuita para

personas físicas o jurídicas que hayan otorgado o recibido créditos con garantía hipotecaria sobre vivienda única y permanente, por un monto de origen de hasta 50.000 pesos o dólares.

El análisis de la UEL ministerial en la Capital Federal dio cuenta que el 62% de las actuaciones iniciadas responde a acreedores bancarios y sólo el 38% a acreedores particulares. Esta diferencia es mayor en el interior del país, ya que el 86 % de los acreedores que solicitaron la mediación responden al sistema bancario y el 14 % al segmento particular.

Los principales responsables de las UEL destacaron la magnitud y la trascendencia de los acuerdos alcanzados, tomando en cuenta principalmente el escaso conocimiento público que aún existe sobre la operatoria y su importancia social, toda vez que permitieron dejar sin efecto subastas inminentes o reencauzar deudas hipotecarias.