La UIF participó de un encuentro sobre prevención de delitos financieros y lavado de activos organizado por la Cámara de Comercio de Estados Unidos

El Dr. Cruz basó su exposición en tres ejes: uno histórico sobre el Derecho Penal Económico, los actuales criterios de política criminal y su visión sobre la UIF hoy.


El Instituto de ética y transparencia de La Cámara de Comercio de los Estados Unidos en la Argentina (AMCHAM), entidad que reúne a más de 580 empresas, invito al Presidente de la Unidad de Información Financiera de la Argentina, Dr. Carlos Cruz, a exponer en un encuentro organizado para que el titular de la UIF exponga sobre temas relacionados con el Lavado de activos y Financiación del terrorismo. El mismo estuvo coordinado por los Dres. Néstor García, Presidente del Instituto de Ética y Transparencia de AMCHAM y el Dr. Nicolás Durrieu.

La exposición del Dr. Cruz se desarrolló en torno a tres aspectos, donde efectuó una reseña histórica del Derecho Penal Económico, los actuales criterios de política penal criminal y su visión de la UIF hoy.

En primer lugar, el presidente de la Unidad refirió cuatro hitos en la historia del derecho penal económico. En este marco recordó que el análisis optimista de Adam Smith, graficado en 1776 a través de la metáfora de la mano invisible, donde el mercado autorregulado conducía a la libre competencia, se encontró que un siglo después la economía internacional lejos de avanzar hacia la plena competencia evidenciaba un agudo proceso de concentración económica, que llevó al partido republicano de EEUU a desempolvar un proyecto del senador Emunds y entonces, en 1890 se dictó la Sherman Act, que sirvió como base normativa para impulsar procesos contra empresas como Standard Oil, Paramount o Microsoft e incidió sobre las primeras Leyes antimonopolio de Argentina. Seguidamente se refirió a las políticas de estado de bienestar que, después de la crisis de 1930 y de la segunda guerra mundial, dieron lugar al dictado de normas de contenido penal orientadas a proteger el orden económico de ese modelo. En este camino señaló que a fines de la década de 1980 se postularon cambios de lineamiento en política económica criminal para dejar de poner el eje en el control de las maniobras de abuso de posición en el mercado interno y en los monopolios y darle mayor entidad a temas de transparencia y corrupción.

A continuación desarrolló la idea de que a los efectos del control social no es suficiente el ejercicio del poder punitivo sino que además se considera necesario el despliegue de políticas culturales que apunten a generar prácticas acordes con los principios del modelo económico contingente.

Por último Cruz se refirió a la situación de la UIF hoy. En este marco sostuvo que siempre un cambio gestión, tanto en la actividad pública como en la privada, implica nuevas visiones, definiciones y políticas de acción, que conllevan a un cambio de medidas, que incluyen la política penal, "para señalar que desde un primer momento definimos que nuestra misión y compromiso iba a girar en torno al desarrollo de Políticas de Estado con un sentido estratégico y no por políticas partidarias". En este sentido, explicó que existe un marco de referencia para trabajar en ese criterio estratégico, que son la Constitución Nacional, los tratados internacionales, los acuerdos con el GAFI, con el Grupo Egmont y las definiciones del Presidente Alberto Fernández en oportunidad de asumir su mandato y al dar apertura a las sesiones del Congreso donde remarcó su compromiso en el control y combate del lavado de dinero, el narcotráfico y trata de personas, al igual que el rol decisivo que desempeñó la Dra. Cristina Fernández de Kirchner al llevar adelante durante su Presidencia la labor que permitió que el país se adecuara a los estándares internacionales y lograr que Argentina saliera de la Lista gris del GAFI.

También se refirió sobre los temas a los que se está encaminado el organismo anti lavado: “Estamos trabajando en temas de Corrupción, Lavado, Terrorismo de Estado, Contrabando, Evasión y Trata de Personas”. En esta línea sostuvo que estas funciones se están llevando adelante en conjunto con otros organismos, con los Sujetos Obligados y los enlaces y oficiales de cumplimiento de los sectores públicos y privados. Todo ello teniendo en miras la evaluación del GAFI 2020/2021. En este aspecto señaló, en base al análisis que efectuó antes de asumir su actual gestión, en enero de este año, que en su opinión el país se encuentra desde hace tiempo en la riesgosa situación de volver a estar incluida en la Lista gris al no haberse dado cumplimiento a muchas de las 40 recomendaciones de GAFI.

En cuanto a la actual operatoria de la UIF, y ante la pregunta de cómo se resuelven las cosas en pandemia, el Presidente comentó acerca de los avances de la gestión: “Nosotros estamos trabajando. Ya terminamos el diagnóstico de la Unidad y armamos proyectos que pusimos en marcha. Por la pandemia, diseñamos un plan de contingencia porque nuestra actividad no puede parar. Estamos en el mismo nivel de reportes históricos, tanto en la emisión como en la recepción de pedidos de Egmont. El organismo está trabajando a pleno, haciendo supervisiones y verificaciones. Por lo demás, estamos como todos, haciendo lo mejor que se puede”.

Para finalizar indicó que desde el 27 de enero, día en que asumió el cargo, el equipo de funcionarios y empleados está trabajando en la definición de políticas que van desde la reforma normativa, el impulso de causas en todo el territorio nacional, la formación de las y los agentes de la UIF y de los SO, para añadir que : “La primera decisión que tomé fue la de realizar un diagnóstico previo para optimizar el nivel operativo técnico y profesional de la UIF”.

En este último aspecto destacó el Programa de formación técnico-conceptual que se inauguró con las Jornadas sobre Trata de Personas, y que se continúa en octubre, con las Jornadas federales de intercambio en materia de buenas prácticas en la prevención de LA/FT dentro del ámbito registral (societario, automotor, aeronaval e inmueble); a la vez que también vienen haciendo foco en articular redes de trabajo con todos los organismos nacionales relacionados con Lavado de activos, Financiación del Terrorismo y Delitos Económicos Complejos (LA/FT/DEC), en todo el país, el extranjero y junto al BCRA en el GT4 del Mercosur, ámbito donde la Unidad volvió a participar luego de cuatro años de ausencia para plantear los temas de contrabando/evasión en el corredor Litoral y su incidencia sobre el ingreso de divisas.