La SRT en el 50º Aniversario de COPHISEMA

El gerente general de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT), Marcelo Domínguez, expuso los principales ejes de trabajo que el organismo implementó a partir de la vigencia del decreto que dispuso el aislamiento social, preventivo y obligatorio, en marzo de este año.


Lo hizo en el marco del “Congreso Internacional Virtual `COPHISEMA 50 años: historia, presente y futuro´”, que llevó a cabo el Colegio Profesional de Higiene y Seguridad y Medio Ambiente de la Ciudad de Buenos Aires entre el 25 y el 27 de noviembre.

Allí se trató, entre otros temas, la situación actual del empleo en Argentina, su historia y su futuro, las condiciones bajo las cuales se desarrollan las diferentes actividades económicas, riesgos y medidas preventivas para el teletrabajo y la importancia de la unión de los colegios profesionales.

El Decreto de Necesidad y Urgencia Nº 297/2020 dispuesto por el gobierno nacional fijó la definición de actividades dispensadas legalmente del cumplimiento del aislamiento y, a partir de ella, se volvió necesario establecer protocolos sanitarios básicos para que los trabajadores exceptuados puedan desarrollar sus tareas en condiciones de trabajo sanas y seguras.

El gerente general de la SRT informó que el organismo estableció tres líneas de trabajo. La primera fue la sanción del Decreto de Necesidad y Urgencia Nº 367/2020, que definió al COVID-19 como una enfermedad profesional no listada luego de consensos alcanzados con los actores involucrados (aseguradoras, empleadores y sindicatos de trabajadores). Esto permitió la cobertura del sistema, con datos de noviembre de 2020, para 185 mil trabajadores.

La segunda línea de trabajo expuesta por Domínguez fue el establecimiento de condiciones y pautas mínimas de regreso a las actividades laborales a través de la elaboración de diferentes protocolos por actividad, como resultado de un trabajo conjunto entre las carteras de Salud y Trabajo de la Nación y de la SRT.

“La SRT elaboró, inclusive, su propio protocolo con pautas, sugerencias y recomendaciones para una reincorporación segura a los puestos de trabajo dentro del organismo. Esto implicó adaptar 79 comisiones médicas en todo el país para asegurar el mantenimiento del servicio a la comunidad”, aseguró Domínguez.

El funcionario destacó, además, los consensos alcanzados en el marco del diálogo tripartito entre cámaras de empleadores, trabajadores y el Estado, que resultó como consecuencia en la implementación de protocolos de trabajo para las actividades de la Construcción, Metalmecánica, de la Cultura, de la Agricultura y Ganadería, entre otras.

Una tercera línea de trabajo implementada por la SRT consiste en la digitalización y virtualización de la atención al ciudadano, apoyada en las herramientas tecnológicas de las que dispone el organismo.

“Es algo que ya habíamos planificado al inicio de la gestión pero la circunstancia de la pandemia aceleró los tiempos de implementación”, dijo Domínguez. La SRT se integró al sistema nacional de turnos (turnos virtuales) a través del cual se canalizaron, al día de hoy, casi 23 mil solicitudes. La misma dinámica se implementó para el servicio de homologaciones, lo que permitió que se realizaran 12.700 trámites de este tipo hasta el momento.

El panel estuvo conformado también por el subsecretario de Inspección del Trabajo de la Provincia de Buenos Aires, Emiliano Ré, quien expuso la situación actual del empleo y las líneas de acción que se están llevando adelante por parte del gobierno provincial.