La Salud Pública despide a Pepe Guccione el hombre que entendió la importancia de la acción territorial

El funcionario falleció ayer en Misiones a causa del COVID-19 luego de semanas de internación en terapia intensiva. De amplia trayectoria en el campo de la Salud, desde la asunción del presidente Alberto Fernández y la gestión del ministro Ginés González García se desempeñaba como Subsecretario de Articulación Federal.


Quienes trabajan en Salud Pública y hayan recorrido el país sabe que en Misiones, donde la tierra es colorada y el verde de la selva es parte del paisaje, existe otro color, el amarillo que en pecheras identifica a los agentes sanitarios de una provincia que entre sus desafíos sanitarios se encuentra el control de las enfermedades vectoriales como el dengue, el zika, la fiebre Chikungunya y la fiebre amarilla.

José “Pepe” Guccione fue el hombre que entre un montón de logros entendió que los dispositivos de atención primaria de la salud (APS) y el despliegue territorial eran clave para el manejo integrado de enfermedades que impactan en su provincia y a lo largo de los años fortaleció lo que todos conocemos como “las hormiguitas amarillas”, un enorme grupo de agentes capacitados para trabajar sostenidamente en la prevención, mantener el descacharrado, la medición de los índices larvarios, la promoción de la salud y estrechar el lazo entre el sistema sanitario y la comunidad.

La Ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, lo recuerda como “alguien al que queríamos todos, un militante político que ocupó lugares donde dejó huella y amigos, solidario, divertido sin dejar de ser serio y muy comprometido, que estaba feliz con su nuevo desafío: ser subsecretario de Articulación Federal en la vuelta del Ministerio de Salud. Lo vimos trabajar sin descanso por un país cada vez más justo y federal”.

Pepe Guccione fue ministro de Salud Pública de Misiones entre 2003 y 2011; su recorrido profesional lo tuvo como director de arancelamiento hospitalario del Ministerio de Salud Pública de dicha provincia; director adjunto del Hospital Público de Autogestión Dr. Ramón Madariaga y presidente de la Federación Médica de Misiones. Actualmente se desempeñaba como subsecretario de Articulación Federal del Ministerio de Salud de la Nación y se encontraba trabajando para dar respuesta a la pandemia de COVID-19.

“Pepe además era una persona que siempre estaba de buen humor, atento, inteligente y comprometido. Sus años como ministro de Salud provincial lo encontraron trabajando en cada COFESA para construir una mirada federal de las políticas públicas y trabajar en pos de que el norte argentino pueda cerrar las brechas sanitarias que aún persisten en el país. Tal es así que, en 2011, fue uno de los primeros ministros en sumarse a la estrategia de vacunación contra el VPH para prevenir el cáncer de cuello uterino, vacunando a una niña mbyá guaraní”, resalta la ministra Vizzotti.

Hoy, desde distintos ámbitos nacionales, provinciales, sindicales y políticos reconocen la marca que dejó este trabajador incansable de la salud, acaso el mejor reconocimiento a un hombre alegre que dedicó su vida al cuidado de los otros.