“La prevención es la clave para enfrentar la violencia laboral y es mucho más económica”

El miércoles 12 se realizó en el Ministerio el IV Encuentro Vínculos Empresarios de Cooperación para la Prevención de la Violencia Laboral. “Fue una jornada de formación, actualización e intercambio en el que empresarios y responsables del Ministerio interactuaron con especialistas de primera línea en la temática, con el el objetivo de concientizar sobre la materia y aumentar la calidad de los empleos”.


El miércoles 12 se realizó en el Ministerio el IV Encuentro Vínculos Empresarios de Cooperación para la Prevención de la Violencia Laboral. “Fue una jornada de formación, actualización e intercambio en el que empresarios y responsables del Ministerio interactuaron con especialistas de primera línea en la temática, con el el objetivo de concientizar sobre la materia y aumentar la calidad de los empleos” sostuvo la coordinadora de la Oficina de Asesoramiento sobre Violencia Laboral (OAVL) de esta cartera, Patricia Sáenz.

La primera en exponer fue Graciela Filippi, ex vicedecana de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires, quien sostuvo durante el seminario que la violencia laboral por parte de los jefes a veces “se debe a que hay un modelo que se viene repitiendo y que hay que modificar”. La especialista se refirió a los distintos comportamientos de esta práctica, de las características más habituales de la situación, de las víctimas y de los acosadores, así como sobre de sus graves consecuencias sobre la salud.

A su turno, la jueza federal Patricia Barbado se explayó sobre la normativa vigente y la jurisprudencia en el tema, se refirió a la violencia laboral como un riesgo del trabajo, diferenció entre sus diversas manifestaciones y variantes, y recordó que “el empleador debe brindar protección a sus trabajadores”, lo cual es válido también para este tema. Destacó “la importancia de las actividades como ésta que ayudan a visibilizar un tema que suele ser invisibilizado”, contó diversas experiencias, entre ellas las vividas tras las privatizaciones de empresas estatales, algunas de ellas para forzar renuncias, y describió las prácticas mediante las cuales esto se produce.

Barbado contó que las pruebas son posibles ya que siempre quedan registros y recalcó que la difusión de esta temática sirve para que el acosador sepa que puede ser descubierto (y cese en sus prácticas). Finalmente, recomendó a los responsables de las empresas: “la prevención es la clave para enfrentar la violencia laboral y es mucho más económica; la no prevención también es una forma de violencia.”

A su vez, Patricia Sáenz precisó que “este tipo de actividades las organizamos con el objetivo de promover ambientes libres de violencia laboral y difundir la problemática y sus consecuencias, tanto en las organizaciones como entre los

trabajadores, además de intercambiar experiencias y establecer compromisos y acuerdos entre las empresas y la Oficina de Asesoramiento sobre Violencia Laboral (OAVL) del Ministerio”.

La OAVL también realizó encuentros con sectores del Estado, las Fuerzas Armadas y varias organizaciones sindicales. “Esta es una problemática muy importante, porque lo que se pone en riesgo es la vida de los trabajadores“, aseguró Sáenz, quien señaló que existen 2.000 denuncias de acoso, 88% de ellas de tintes psicológicos y un 10% de índole sexual.