La literatura y la música se encuentran en la Biblioteca Nacional de Maestros


Continúa el ciclo “Corcheas en su tinta”, un espacio especialmente pensado para disfrutar del vínculo de la literatura con la música. En esta ocasión el escritor, docente y director de cine, Gustavo Provitina, indagará sobre la relación de Jorge Luis Borges con el tango. Estará acompañado por el dúo Cynthia Wainz y Mariana Bollero, quienes interpretarán en el piano obras de Juan María Solare -Reencuentro, Quince bajo cero y Milonga Nunca Más- y obras de Astor Piazzolla -Muerte del ángel, Milonga del ángel y Adiós Nonino-. La cita es el 26 de junio a las 18 horas, en el Microauditorio de la Biblioteca Nacional de Maestros, Pizzurno 953, CABA.

Borges y el tango: una obertura

Borges reivindicaba la agilidad -acaso entendida como un remoto sinónimo de la algarabía- presente en los tangos de Mendizábal, Poncio Villoldo, Greco o Saborido. Esa música de extramuros molida por los organitos o por gráciles tríos conformados por flauta, guitarra y violín era el sonido de una ciudad de casas bajas, Buenos Aires, cuyos límites con la intemperie rural eran difusos. Un poeta entrerriano atravesó los callejones de barro de esa ciudad para morir en Palermo (el barrio donde Borges creció), su nombre era Evaristo Carriego y su gravitación en el desarrollo de la poesía urbana será insospechada. El mundo de Carriego obrará como ventana y punto de enlace para el acceso de Borges al tango y su repertorio de imágenes devenidas, gracias a la amplitud de su imaginación, en ensayo, cuento o milonga.

Esta actividad tiene entrada gratuita y requiere inscripción previa