La iniciativa deportiva y social de un ganador de la Copa Davis

El preparador físico Alberto Osete, campeón con Argentina en 2016, y su colaboración en los barrios vulnerables.


Alberto Osete es un preparador físico de larga trayectoria en el tenis. Acompaña la formación de los mejores jugadores a través del Programa de Desarrollo de la AAT (Asociación Argentina de Tenis) que respalda la Secretaría de Deportes. Y además de haber integrado el equipo campeón de Copa Davis en 2016 y participar de varios Grand Slam junto a Gabriela Sabatini, Gastón Gaudio y Guillermo Coria, entre otros; impulsa una iniciativa deportiva-social en la Villa 31, que durante esta cuarentena se trasformó en un proyecto de asistencia de alimentos y ropa para los que más necesitan.

“Hace 10 años comencé a realizar, los sábados a la mañana, una actividad en el playón deportivo de la Villa 31 donde organizamos canchas de mini tenis para los chicos del barrio y al finalizar les brindamos un refrigerio. Hoy que no se puede continuar con la práctica deportiva recolectamos ropa, comida y golosinas, y por intermedio de un taxista amigo se los hacemos llegar”, explicó Osete, quien además es psicólogo social.

“Esta escuelita de tenis es un espacio de recreación, un proyecto solidario, la primera etapa de iniciación deportiva. En tiempo de cuarentena armamos un grupo de Whatsapp con los padres y la delegada del barrio, y estamos en contacto para ayudar en lo que se pueda. Es un momento complicado porque se les hace difícil mantener los protocolos de cuidados”, sintetizó el hombre del tenis.

"Nos anima un sentido social y la satisfacción de ver la cara de estos chicos que disfrutan de cada raquetazo y ese es nuestro premio. El principal objetivo es que hagan deporte dirigido, con una organización que tiene orden, horarios que respetar y disciplina. Hemos tenido hasta la oportunidad de visitar clubes y que jueguen en canchas que sólo ven por televisión. Verlos ávidos de pegarle a la pelotita es gratificante”, indicó.

Y hay que agregarle más información a la vida de Osete, porque hay un camino largo recorrido en las suelas de sus zapatillas y más tenistas a los que forjó y acompañó en la máxima plenitud de sus carreras. Con más de 70 años, tras formar parte del equipo nacional de Copa Federación en 2001, ser preparador físico del conjunto de Copa Davis entre 2000 y 2004, y en 2016 volver para alzar “La Ensaladera”; además de trabajar en la formación de los juveniles, dejar su huella en ocho centros deportivos y haber entrenado también a Eduardo Bengoechea, Alberto Mancini, Paola Suárez, Martín Jaite, Gustavo Luza y Paula Salerni, entre tantos otros; Osete siempre va por más… con una raqueta debajo del brazo y el trabajo como bandera.