La Escuela de Submarinos cambió su dependencia orgánica

Se oficializó con una ceremonia, pasando su dependencia al Comando de la Fuerza de Submarinos. Además, conmemoraron 88 años formando submarinistas.


La Escuela de Submarinos, que recientemente festejó sus 88 años, vivió otro hecho histórico el viernes pasado al cambiar su dependencia orgánica: a partir de ahora dependerá del Comando de la Fuerza de Submarinos.

Desde su origen, el 7 de abril de 1933, la escuela dependió de la Dirección General de Educación de la Armada, trabajando constantemente con la Fuerza de Submarinos y siendo este Comando el órgano responsable del adiestramiento y evaluación de su personal. Con esa premisa y considerando, entre otras cuestiones que la Escuela de Submarinos dicta y elabora contenidos curriculares en base a las necesidades operativas desarrolladas por aquel Comando y sus destinos subordinados -y que existe además una estrecha relación entre esos actores-, el Jefe del Estado mayor General de la Armada, Vicealmirante Julio Horacio Guardia, resolvió la transferencia orgánica de esta escuela al Comando de la Fuerza de Submarinos, manteniendo la dependencia funcional de la Dirección General de Educación de la Armada.

La ceremonia que oficializó esta resolución tuvo lugar frente al Edificio General Belgrano, donde tiene sus instalaciones la Escuela de Submarinos y fue presidida por el Director General de Educación de la Armada, Contraalmirante Marcelo Cristian Tarapow. Además, contó con la presencia del Comandante del Área Naval Atlántica, autoridades de la escuela, personal militar y submarinistas retirados.

En sus palabras alusivas, el Capitán de Fragata Walter Darío Tigero, Director de la Escuela de Submarinos, recordó en primera instancia los hitos históricos que recorrió la institución en sus 88 años desde su creación con la llegada de la primera generación de sumergibles al país. “Nos abocamos a adecuar los planes de estudios, perfiles de egreso y mantener el adiestramiento del personal submarinista, bajo elevados estándares de enseñanza y en pos de mantener viva la esencia del Arma”, dijo y agregó: “Nos estaba faltando algo, y es que las directrices y la participación del Comando de la Fuerza de Submarinos en estas adecuaciones fueran en forma orgánica”.

Finalizó su alocución asegurando que “la realidad que nos toca vivir, a los que alguna vez tripulamos un submarino, implica un redoble en nuestros esfuerzos y al cumplir 88 años de vida debemos enaltecer nuestra historia, respetar los imborrables recuerdos de aquellos que hoy ya no se encuentran entre nosotros”.

A continuación, se leyó la resolución rubricada por el Comandante del Adiestramiento y Alistamiento de la Armada, Contraalmirante Juan Carlos Daniel Abbondanza y el Jefe del Estado Mayor General de la Armada.

Antes de dar por finalizada la ceremonia, el Contraalmirante Tarapow tomó la palabra dando cuenta de su convencimiento de que la Escuela de Submarinos dependa del Comando de la Fuerza de Submarinos en tanto que la Dirección General de Educación de la Armada continuará brindando su apoyo funcional.

“Los submarinistas tienen autoridad para decidir qué necesitan, por eso hemos hecho un alto en nuestras actividades de rutina para estar aquí presentes con el señor Comandante del Área Naval Atlántica, como representante del Comandante de Adiestramiento y Alistamiento de la Armada, y tenemos plena confianza de que este cambio es definitivo y va a ser para mejor”, afirmó.

Finalmente agregó: «Muchos años han transcurrido desde aquel 7 de abril y estamos convencidos de que el futuro va a ser mejor, vamos a incorporar una nueva plataforma operativa que permita a la Armada recuperar uno de los brazos fundamentales», y rindiendo un sentido homenaje a «aquellos que ya no están con nosotros, en particular a los que pertenecieron en algún momento a la Fuerza de Submarinos», dio por concluido el acto.