La emoción de los Biagioli, una familia olímpica

Primero se clasificó Romina en triatlón, estará por primera vez en un Juego Olímpico, y luego Cecilia en natación lo logró por quinta vez; de la mano de Claudio, su hermano y entrenador. Mientras recorren el mundo con destino a Tokio, su mamá las espera orgullosa en Córdoba y les desea éxito a pura emoción.


La familia Biagioli vive momentos de alegría y esperanza de cara a los Juegos Olímpicos de Tokio; y desde Córdoba Alicia vibra con esta historia de película que los tiene a sus tres hijos listos para ponerse la celeste y blanca. Las protagonistas son las hermanas Romina y Cecilia, una será la representante del país en triatlón y la otra ganó su quinto pasaje olímpico en natación. El co-protagonista se llama Claudio, hermano de ellas y destacado entrenador internacional de aguas abiertas, guía de Cecilia en esta nueva aventura.

“Mis tres hijos van a estar en los Juegos de Tokio y estoy emocionada, disfrutándolo con mis nietos, mi nuera y mis hermanos. Cecilia nos tenía un poco acostumbrados y ahora también Romina será olímpica. Saben que estamos con ellos para darles aliento desde acá, siempre preparados para ayudarlos en todo lo que necesitan. Felicidad y orgullo, eso es lo que todos sentimos”, comentó Alicia, la madre más olímpica de la Argentina.

Romina Biagioli logró a sus 32 años su primera clasificación olímpica y ella también se emociona a la distancia cuando le comenta a la web de la Secretaría de Deportes de la Nación: “Siempre lo soñé pero ahora que es real no lo puedo creer. Con Ceci casi ni hablé más que por algunos mensajes y la verdad que no se si nos cruzaremos allá, ojalá que sí. Estoy muy contenta y con expectativa, a pesar de que hace un mes sufrí una fractura de costilla, de la que vengo sanando. Estuve muy estresada por las variables en los criterios de clasificación, pero por suerte se dio todo como lo teníamos planeado y el 27 de julio estaré representando a mi país en Tokio”, sintetizó desde México, donde realiza su puesta a punto antes de seguir viaje.

Mientras que desde Portugal Cecilia Biagioli – representante argentina en aguas abiertas- también agradeció la comunicación, mostró todo su entusiasmo por la clasificación de su hermana y a la vez reconoció: “Fue difícil llegar a esta instancia en un contexto de pandemia, pero por suerte logré encaminarme y poner este objetivo como prioridad. Romi pudo clasificar antes y me faltaba a mí; tenía un poquito de presión (se ríe a través del teléfono) pero finalmente lo hicimos posible. Es un sueño que se cumple, los tres estaremos en Tokio… es increíble. Y además esta vez voy a un Juego siendo mamá, eso tiene más valor todavía”.

Ambas se acordaron de Alicia y de toda la familia, las dos rieron durante la nota y como si se hubiesen puesto de acuerdo no quisieron generar expectativas en cuanto a posibles resultados. Y en distintos tiempos dieron exactamente la misma respuesta: “Quiero rendir en mi mejor forma, voy a dar todo. Prefiero no hablar de resultados, prefiero ir por un buen rendimiento. Estoy disfrutando”.

Romina hará su debut olímpico tras clasificarse en la Copa del Mundo de Huatulco, donde participó con una importante lesión en una costilla. Desde su adolescencia se volcó al triatlón (prueba que incluye nadar, andar en bicicleta y correr) y a pesar de venir de la natación, confiesa que sus mejores chances estarán al momento de la carrera.

Cecilia ya estuvo en Sydney 2000, Atenas 2004, Beijing 2008 y Londres 2012. Ahora finalizó entre las siete mejores del Preolímpico de aguas abiertas en Setúbal, Portugal; y en Tokio nadará la prueba de 10 kilómetros. Entre otras distinciones recibió el premio Konex en 2010 y 2020. Tiene medallas panamericanas: una dorada en Guadalajara 2011 y otra plateada en Lima 2019; y con 39 podios es la nadadora más ganadora de los Campeonatos Sudamericanos de Natación. A sus 36 años irá por su quinto Juego y su hermano Claudio estará a su lado.

Los tres formarán parte de la cita más importante del deporte mundial que tendrá sede en Japón del 23 de julio al 8 de agosto. Sentirán el apoyo de todo un país que las alentarán a cada paso y Córdoba los esperará para acobijarlos en un abrazo que durará toda la vida. Y Alicia, especialmente.