La Educación Sexual Integral como derecho: un paso más hacia su fortalecimiento

A 15 años de la promulgación de la Ley 26.150 se desarrollaron encuentros regionales con referentes del Programa Nacional de Educación Sexual Integral (ESI).


Con el propósito de fortalecer e impulsar la implementación de la ESI en todas las aulas del país, el equipo del Programa Nacional de Educación Sexual Integral junto con la subsecretaria de Educación Social y Cultural, Laura Sirotzky, se reunieron con referentes educativos de todas las jurisdicciones, agrupadas por regiones. Durante tres jornadas consecutivas se intercambiaron experiencias locales de la ESI con el objetivo de compartir cómo fueron adecuadas las propuestas a la situación sanitaria actual y se analizó el camino recorrido en este complejo contexto.

A 15 años de la promulgación de la Ley 26.150, el Ministerio de Educación afirma su compromiso de garantizar la plena implementación de la educación sexual integral a partir de distintas estrategias que abordan sus cinco ejes principales vinculados con la perspectiva de género; el respeto a la diversidad; la valoración de la afectividad; el ejercicio de los derechos; y el cuidado del cuerpo y la salud.

Durante el encuentro las y los referentes compartieron inquietudes y propuestas para fortalecer la Educación Sexual Integral y garantizar su desarrollo en todo el territorio nacional.

En este marco, la subsecretaria señaló: “Queremos pensar estrategias de fortalecimiento y caminos posibles para cada una de las jurisdicciones. Pensar una política federal con criterios comunes, conociendo las particularidades de cada una de las jurisdicciones, aprendiendo mutuamente de las diversas experiencias para ir hilvanando preocupaciones y desafíos.” Además remarcó: “El Observatorio de la ESI nos va a permitir visibilizar lo que falta acompañando con datos para dar cuenta de los problemas que aún hacen falta tratar para poder avanzar”.

Cabe destacar que durante el mes de octubre de 2020 se lanzó el Observatorio Federal de la ESI destinado a fortalecer el sistema de monitoreo en la implementación de esta política educativa. Se trata de un espacio participativo y de articulación entre las jurisdicciones, diversas áreas del Estado y carteras ministeriales, representantes estudiantiles y sindicatos docentes, organismos de cooperación internacional, organizaciones de la sociedad civil y referentes académicos. Se trata de una herramienta para fortalecer el sistema de monitoreo federal y aportar orientaciones y líneas estratégicas para garantizar el derecho a las niñas, niños y adolescentes de recibir ESI.