La cuestión de género y los consumos problemáticos en el Congreso de Psiquiatría


En el 32° Congreso Argentino de Psiquiatría, organizado por APSA en Mar del Plata, la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (SEDRONAR) analizó las trayectorias de las mujeres, atravesadas por el consumo problemático de sustancias, en relación a la accesibilidad al sistema de salud y la respuesta asistencial.

En el panel "Transversalización del género en los consumos problemáticos de sustancias" se abordaron las características de los consumos problemáticos de sustancias psicoactivas recurrentes en mujeres, interpretando al género como un determinante de la salud. Asimismo, se debatieron las consecuencias de la construcción social del género en los modos de enfermar y demandar asistencia en las mujeres.

A partir de estudios y registros del Observatorio Argentino de Drogas de la SEDRONAR y del Observatorio Nacional de Violencia contra las Mujeres del período 2018, se detectó que el 92,4 por ciento de las mujeres que han realizado tratamiento tienen entre 35 y 49 años. En tanto en la Línea 141, un 4 por ciento de las consultas realizadas por mujeres son directas y un 96, indirectas. En el caso de los hombres se registran un 50 por ciento indirectas y 50, directas.

Los equipos de Tratamiento Comunitario y de los Dispositivos Integrales de Abordaje Territorial (DIAT) de la SEDRONAR desarrollan estrategias de abordaje integral, entendiendo la promoción y restitución de derechos como procesos potencialmente terapéuticos, para mejorar la accesibilidad, la formación de las mujeres y el fortalecimiento de las redes locales y comunitarias.

Los dispositivos territoriales de esta Secretaría de Estado tienen casi paridad de acceso entre hombres y mujeres, pero ellas preguntan menos por situación de consumo problemático. El 55 por ciento de sus consultas son por actividades promocionales, el 20 por ciento por orientación educativa y el 10 por ciento por consumo de sustancias.

En el marco del modelo integral y comunitario de los consumos problemáticos, los dispositivos implementan estrategias para que sean más accesibles: flexibilidad de horarios, empoderamiento de las mujeres y fortalecimiento de sus redes, facilitación de espacios de cuidado de sus hijos, apoyo a emprendimientos, estrategias deportivas y culturales, entre otros. Los equipos de abordaje territorial, a su vez, reciben capacitación en género, y articulan en territorio con mesas de gestión municipales, así como con efectores locales de género y niñez.

Los datos presentados arrojan algunos recorridos sobre el consumo de psicofármacos en mujeres y su funcionalidad relativa a situaciones de maltrato y violencia. Desde un análisis que contempla el cruce de otras dimensiones tales como inserción socioeconómica y laboral, los roles del cuidado, la utilización del tiempo, entre otros factores.