La chispa que encendió la Reforma Universitaria: se cumple un siglo del cierre del internado del Hospital de Clínicas de la UNC


Un día como hoy, 100 atrás, ocurría un hecho que puede evocarse como el factor desencadenante de la gesta universitaria de 1918: el cierre del internado del Hospital Nacional de Clínicas de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba, un sitio donde se estudiaba y donde los alumnos del interior tenían comida y casa asegurada.

A las 9 de la noche del 1 de diciembre de 1917, las autoridades universitarias anunciaron la supresión del internado, en lo relativo a la pensión de los estudiantes, aduciendo razones económicas y morales. Este internado era la única escuela práctica para estudios médicos, y era especialmente importante para los estudiantes de bajos recursos, lo que provocó airadas protestas de los estudiantes, encabezados por Alfredo Degano, Presidente del Centro de Estudiantes de esa facultad.

La respuesta de los estudiantes ante este hecho quedó expresada en un memorial que elevaron al Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, cuestionando duramente el régimen docente vigente en la Facultad y la supresión del internado. Además, publicaron un manifiesto para que los estudiantes de medicina no acepten puestos de practicantes en el Hospital de Clínicas. Las autoridades de la institución no dieron solución.

Históricamente, este hecho suele considerarse el germen del movimiento, que luego incluyó el cuestionamiento a la legitimidad del rector, los decanos y profesores de la UNC - cargos que no eran designados democráticamente- y el reclamo de modificaciones a los planes de estudio. En marzo año siguiente, un grupo de estudiantes formó el Comité Pro Reforma, que condujo las protestas hasta la creación de la Federación Universitaria Argentina, el 11 de abril, con las ya clásicas proclamas de autonomía, cogobierno y libertad de cátedra. Comenzaba a recorrerse el camino de la reforma.