La Armada Argentina y el Municipio de Coronel Rosales siguen trabajando en conjunto

En el marco de las acciones desarrolladas frente a la pandemia de COVID-19 y teniendo en cuenta los protocolos correspondientes, la Institución colaboró por quinto mes consecutivo en la entrega de mercadería a las familias beneficiarias del Programa Alimentario Municipal.


Coronel Rosales – Personal y medios de los Equipos de Ayuda a la Comunidad (EACs) de la Armada Argentina se desplegaron durante esta mañana lluviosa en diferentes puntos del distrito de Coronel Rosales, para brindar apoyo logístico al Municipio en lo que respecta a la distribución de mercadería para las familias rosaleñas beneficiarias del Programa Alimentario Municipal (PAM).

Esta tarea, coordinada con la Secretaría de Desarrollo Social del Municipio, es un ejemplo más del trabajo conjunto y mancomunado que comenzó a fines de marzo cuando se conformaron las Zonas de Emergencia en todo el país. En el marco de la Operativo “General Manuel Belgrano”, las Fuerzas Armadas desarrollan tareas de apoyo a la comunidad y ayuda humanitaria que les sean requeridas frente a la emergencia sanitaria por COVID-19.

En Coronel Rosales, la colaboración en la distribución de alimentos no perecederos se realizó hoy por quinto mes consecutivo. En esta ocasión se trabajó junto a empleados y funcionarios municipales en siete puntos de distribución rosaleños.

Los beneficiarios concurrieron, respetando las medidas de prevención necesarias y cumpliendo el distanciamiento social obligatorio, a las Sociedades de Fomento Atepam-Luiggi, Ciudad Atlántida y Villa Arias; la ex Estación Solier; el playón deportivo y cultural del Barrio Laura y los polideportivos Nueva Bahía Blanca y Villa Maio.

En Bajo Hondo, Pehuen Co y Villa del Mar se hará la entrega a través de los delegados municipales durante el transcurso de la semana próxima.

Los protocolos de prevención

Desde el comienzo de este apoyo a la comunidad, el personal y medios de la Armada Argentina cumplen con protocolos de prevención que se implementan antes, durante y al finalizar la tarea.

Antes de ingresar al cuartel de la Fuerza de Infantería de Marina de la Flota de Mar (FAIF), el personal debe pasar por una cabina de desinfección; después se le toma la temperatura y se verifica si alguien presenta algún síntoma de la enfermedad. Esos datos quedan registrados en una planilla y se monitorea al personal quince días después de haber participado del apoyo.

Consecutivamente, se les entregan a los efectivos elementos de protección personal. Luego suben a los vehículos y la columna se dirige al puesto 12 de la Base Naval Puerto Belgrano, donde cada vehículo es desinfectado.

Una vez en los puntos de distribución, el personal rocía las bolsas de alimentos con una solución de alcohol disuelto en agua al 70 %. Además, frecuentemente el personal desinfecta sus manos con la misma solución.

Finalizado el operativo, personal y vehículos se repliegan al cuartel. Los efectivos son desinfectados nuevamente, se desechan los elementos de protección y después se cambian de ropa. Previo a esto, los cambiadores son desinfectados con un generador de ozono, el cual se instala en el local y se lo deja actuar por dos horas.

Los vehículos, en tanto, al momento de ingresar al cuartel pasan a la zona de desinfección, donde se lavan en su interior con alcohol al 70% y en el exterior con una hidrolavadora que tiene la particularidad de generar ozono en agua. El lavado con agua ozonizada es el método más eficaz de desinfección, con la ventaja adicional de no generar residuos químicos. Las propiedades del agua ozonizada garantizan la eliminación de virus, bacterias y otros patógenos en alimentos, superficies y maquinaria industrial.