La agricultura de América contribuye a la resolución de los problemas del cambio climático

Así lo afirmó el titular de la cartera agropecuaria nacional en un encuentro organizado por el IICA, donde los ministros de Agricultura de la Américas destacaron el diálogo, la unidad de acción y llevaron un mensaje convergente sobre la sostenibilidad de la agricultura de la región y la contribución que realiza en la lucha contra el cambio climático y la seguridad alimentaria.


En el marco de la pre Cumbre de Sistemas Alimentarios que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) realiza en Roma, el ministro de Agricultura Ganadería y Pesca de la Nación, Luis Basterra, disertó hoy en el seminario: Los Sistemas Alimentarios: “Una visión desde la agricultura de las Américas”, organizado por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), donde expresó, respecto al trabajo llevado adelante con los ministros, que “el resultado es muy bueno, pero más importante es el proceso, que nos ha permitido ponernos de acuerdo y encontrar identidades que son propias y a la vez reflejan el interés de nuestras naciones”.

Cabe destacar que el encuentro sirvió para la presentación de un documento, que fue consensuado entre los ministros en la reunión de trabajo previa a la Pre-Cumbre de Roma, titulado: “Principales mensajes en camino hacia la Cumbre de las Naciones Unidas sobre los Sistemas Alimentarios, desde la perspectiva de las Américas”, evento que se realizará en Nueva York este año, como parte de la Década de Acción, para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 2030.

En ese contexto, Basterra aseguró que en las reuniones que se están manteniendo en Roma, la región dejó en claro que “América toda no es tomadora de decisiones de otros, sino que está construyendo y contribuyendo a la resolución de problemas tan graves como es el cambio climático y también la generación de alimentos para una humanidad creciente”.

“Nos destaca nuestra gente, el capital humano, nuestros productores, y también nuestro ambiente, el capital natural”, señaló Basterra.

En ese sentido, el titular de la cartera agropecuaria nacional expresó que en las deliberaciones “estamos en condiciones de unificar posiciones respecto al valor que tiene el capital natural para prestar servicios ecosistémicos y eso tiene que tener un peso cada vez mayor en el debate. La forma en que nosotros producimos es la solución para este problema, de ninguna manera es el problema”.

Por último, el ministro concluyó que “la cumbre nos dio una oportunidad para ponernos de acuerdo, tenemos un futuro muy importante por delante, sigamos con este nivel de articulación en el campo científico, en el de la sanidad animal y vegetal, y en el campo del comercio internacional”. En este sentido, hizo un llamamiento a evitar la adopción de medidas para arancelarias, que restringen injustificadamente el comercio internacional sin evidencia científica.

En tanto la ministra de Agricultura de Brasil, Tereza Cristina, agradeció la labor del IICA en el posicionamiento hemisférico, coincidió en “la importancia de la agricultura de América Latina” y explicó que “la evolución de los sistemas alimentarios deben realizarse en base a nuestras premisas. En la misma dirección, se expresó la ministra de Agricultura de Chile, María Emilia Undurraga.

“No existe un único camino a transitar, no podemos aceptar la imposición de modelos que no tengan en cuenta las realidades locales. El comercio internacional tiene un papel fundamental en la seguridad alimentaria, garantizando el abastecimiento adecuado a los países más vulnerables. La ciencia e innovación son herramientas valiosas para implementar buenas prácticas, la agricultura no es responsable del calentamiento global y la posición de nuestros Estados no puede ser omitida de los diálogos de la Cumbre”, agregó Tereza Cristina.

El cierre estuvo a cargo del Director General del IICA, Manuel Otero, quien enfatizó “la unidad en torno a la agricultura y la ruralidad en las Américas” que hubo en torno a las exposiciones, y manifestó su beneplácito por el trabajo realizado, porque según consideró “el proceso marca la convicción de que el futuro está ligado a la agricultura de las Américas, como garante de la seguridad alimentaria y de la seguridad global”.

En esa dirección, el Director concluyó, por último, que “ojalá empecemos con las acciones concretas para lograr los objetivos que nos proponemos, queremos estar a la altura de nuestros tiempos, porque nuestra agricultura así se lo merece”.

Este seminario organizado por el IICA en el contexto de la pre Cumbre de Roma, se constituyó en un espacio donde los ministros de Agricultura de las Américas presentaron una posición de acción conjunta y en coincidencia, para asegurar que los productores agrícolas de cada uno de sus países estén debidamente representados en la próxima Cumbre sobre Sistemas Alimentarios y se reconozca su papel central en la producción de alimentos y en la alimentación, jerarquizando la actividad agropecuaria, que debe ser parte de las soluciones a los desafíos que enfrenta el mundo.