Juicios previsionales: la decisión de poner fin a un histórico problema dentro de las FFAA

Durante 2020, el Gobierno Nacional, el Ministerio de Defensa y el Instituto asumieron el compromiso de poner fin a una perniciosa situación dentro de las Fuerzas Armadas y terminar con los innumerables juicios previsionales contra el Estado argentino.


La primera medida en ese sentido fue la regularización salarial del personal militar, anunciada por el Presidente de la Nación, Alberto Fernández, en el tradicional encuentro de camaradería de las FFAA. El blanqueo de los llamados suplementos no remunerativos - que antiguamente cobraba el personal militar en actividad, pero que no se trasladaba a los haberes de retirados- acabó con la posibilidad de nuevos juicios contra el Estado.

A eso se sumó la decisión de asignar al IAF, a través del Presupuesto 2021, un total de $36.365 millones para el pago en efectivo de deudas previsionales reconocidas en sede judicial, lo que representa un monto 12 veces mayor al estipulado para el presupuesto 2019, prorrogado al 2020, cuando se destinaron $3.089 millones (ver gráfico).

Con los fondos presupuestados para este año, el Instituto saldará la casi totalidad de los juicios previsionales pendientes de pago con sus beneficiarios y beneficiarias. Se trata de 3.440 causas con sentencia firme que se tramitan en diferentes juzgados de todo el país.

Este esfuerzo presupuestario beneficia a unas 10.400 familias de retirados y pensionistas, quienes percibirán a lo largo de 2021 el pago de las retroactividades por diferencias salariales registradas en el pasado. Del total de sentencias firmes, casi un 90% corresponde a expedientes que fueron iniciados en sede judicial entre los años 2011 y 2015, y que ingresaron al IAF para su liquidación entre agosto de 2019 y julio de 2020.

La asignación de los fondos mencionados, junto al blanqueo de los suplementos no remunerativos, pone fin al histórico problema de los juicios previsionales dentro de las FFAA.