Jornada sobre políticas públicas para prevenir y atender la violencia de género

El ministro Carlos Tomada, participó junto a la coordinadora de la Oficina de Asesoramiento sobre Violencia Laboral (OAVL), Patricia Sáenz, de la Jornada “Políticas públicas destinadas a la prevención y atención de la violencia de género” realizada en el Ministerio de Trabajo.


El ministro Carlos Tomada, participó junto a la coordinadora de la Oficina de Asesoramiento sobre Violencia Laboral (OAVL), Patricia Sáenz, de la Jornada “Políticas públicas destinadas a la prevención y atención de la violencia de género” realizada en el Ministerio de Trabajo.

Tomada sostuvo que la violencia laboral “forma parte de un conjunto de cuestiones de la vida cotidiana que durante mucho tiempo estuvo oculto. El primer paso para romper con la naturalización es hacerlo visible. Queremos sumar ciudadanos comprometidos que le digan no a la violencia de género, no a la discriminación y sí a la igualdad de oportunidades”. Y añadió que “es indispensable que junto al Estado, los actores sociales se comprometan en el control, denunciando y participando en el proceso de sensibilización”.

Al finalizar, el titular de la cartera laboral sostuvo que “es necesario incorporar en los convenio colectivos de trabajo cláusulas que tengan que ver con el combate a la violencia laboral”. Por su parte, Sáenz destacó la jornada por el espacio de intercambio y la posibilidad de aportar herramientas que ayuden a concientizar y sensibilizar, brindar datos para saber a dónde concurrir en caso de violencia.

Desde la creación de la OAVL en el año 2007 las primeras denuncias fueron realizadas por mujeres. Actualmente, el 60% de las denuncias provienen de mujeres, y de este porcentaje la mitad son víctimas de la discriminación por su condición de mujer.

La definición más aceptada de “violencia de género” es la que fuera propuesta por la ONU en 1995, que la define como “todo acto de violencia sexista que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psíquico, incluidas las amenazas, la coerción o la privación arbitraria de la libertad, ya sea que ocurra en la vida pública o en la vida privada”.

La desigualdad entre mujeres y hombres es uno de los obstáculos principales para lograr un desarrollo sostenible, equitativo y justo. No es posible reducir la pobreza y lograr un desarrollo sostenible sin superar las desigualdades que se dan en todos los ámbitos de las relaciones de poder entre mujeres y hombres. La violencia de género y su máxima expresión, el femicidio, es una de las más graves manifestaciones de la desigualdad, un problema global que se debe afrontar desde la agenda política y cultural.

En la actividad, cuyo objetivo fue exponer y compartir las políticas públicas orientadas a la prevención y atención de la violencia de género, tuvo lugar un panel de destacadas especialistas en la materia: Liliana Hendel, periodista de la TV Pública; Rita Segato, investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones de Brasil; Carla Manzo, coordinadora de la Línea 144 de Atención a las Víctimas de Violencia del Consejo Nacional de las Mujeres, y Gimol Pinto, por la Oficina de Violencia de Género del Ministerio Público de Defensa.