Jornada para “Prevenir y actuar contra los abusos sexuales en niños, niñas y adolescentes”


"Buscamos proteger a las víctimas, acercándolas al sistema de Justicia para reducir la impunidad", aseguró hoy el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, al participar junto a la ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley, y el secretario de Gobierno de Salud, Adolfo Rubinstein, de la apertura de la jornada Prevenir y actuar contra los abusos sexuales en niños, niñas y adolescentes.

El encuentro fue organizado por el Ministerio de Salud y Desarrollo Social en el marco del Plan Nacional de Prevención de Embarazo No Intencional en la Adolescencia (ENIA).

“No es fácil hablar de abuso sexual contra niñas y niños y adolescentes y aún cuesta jerarquizar los servicios de justicia que el Estado les ofrece. Por eso desde el ministerio colaboramos con el Plan ENIA y buscamos proteger a las víctimas acercándolas al sistema de Justicia para reducir la impunidad", destacó Garavano al hablar en el acto que se llevó a cabo en el Salón de los Pueblos Originarios de la Casa Rosada.

La cartera que conduce Garavano colaboró en la elaboración de los Lineamientos interinstitucionales para el tratamiento de los abusos sexuales y embarazo forzado en la niñez y adolescencia del plan ENIA, además de impulsar distintas acciones en torno a la problemática del abuso sexual infantil, entre estas, la campaña nacional "Hablar es empezar a Prevenir".

Stanley en tanto destacó que se pueda “discutir y concientizar sobre este tema y día a día prevenir y actuar” en materia de abuso, uno de los temas sobre los que “lamentablemente en nuestro país no se habla con voz firme y fuerte”, según consideró.

“Este tema nos duele a todos y no puede esperar. Sabemos que hay muchísimas niñas y niños que sufren esta situación, por eso el compromiso de hoy es para que nos animemos a hablar con vos firme y fuerte. Que cada uno de nosotros sea agente multiplicador de esta prevención, concientización y de la acción concreta, habla de un compromiso”, remarcó la ministra.

Por su parte, Rubinstein advirtió que el abuso sexual “suena irracional para uno pero existe, está escondido y muchas veces afecta a las poblaciones más vulnerables. Está enraizado y tiene que ver con la cultura, el género y cuestiones de poder, que nosotros tenemos que dar cuenta. Y si el abuso sexual termina en un embarazo forzado, como agentes de salud tenemos que dar la información para que las niñas, los niños y los adolescentes tomen las decisiones informadas sobre cuáles son las alternativas”, señaló el secretario de Gobierno de Salud. Y agregó: “Esta iniciativa da en el centro de lo que tenemos que hacer como Estado, que es proteger a los más vulnerables”.

Los abusos sexuales contra niñas, niños y adolescentes son un problema social grave que interpela a las instituciones con competencia en el tema y plantea importantes desafíos para quienes toman decisiones en todos los niveles de la política pública.

De la actividad también participó la subsecretaria de Acceso a la Justicia, María Fernanda Rodríguez, quien adelantó que el año próximo el Ministerio de Justicia brindará patrocinio jurídico a niñas abusadas en las zonas priorizadas por el plan ENIA como el NOA y el NEA, a través del Cuerpo de Abogadas y Abogados de Casos de Violencia de Género. La cartera, a su vez, coordinará la derivación de casos entre los agentes territoriales del ENIA y la CENAVID, los Centros de Acceso a Justicia y la línea 0800-222-1717 para denunciar abusos sexuales contra niñas y niños.

Dada la complejidad de la problemática y la prevalencia de altas tasas de fecundidad de niñas entre 10 y 14 años producto de situaciones abusivas, el Plan ENIA se ha propuesto como uno de sus objetivos estratégicos el fortalecimiento de la prevención del abuso y la violencia sexual hacia niñas, niños y adolescentes.

Esto requiere de acuerdos interinstitucionales que promuevan un abordaje integral con enfoque de derechos y que sean producto de una construcción colectiva que establezca qué hay que hacer y cómo deben responder los diversos agentes e instituciones a las demandas y necesidades de las niñas, niños y adolescentes que han sido víctimas de abusos sexuales.

Con el fin de contribuir al fortalecimiento de la política pública en esta materia, con el apoyo de UNICEF y a través de una mesa de trabajo conformada por el Ministerio de Salud y Desarrollo Social, en particular la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENNAF) y la Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación, el Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, el Plan ENIA elaboró un documento de lineamientos interinstitucionales para orientar el trabajo frente a situaciones de abusos sexuales y embarazo forzado.