Javier Papa: "Argentina cuenta con grandes oportunidades para posicionarse en los mercados del hidrógeno”

El subsecretario de Planeamiento Estratégico, Javier Papa, compartió la perspectiva del planeamiento energético en el Foro "Hacia una Estrategia Nacional Hidrógeno 2030", organizado por el Consejo Económico y Social, y que fue clausurado con las palabras alusivas del Presidente de la Nación, Alberto Fernández.


Luego de la apertura del Foro a cargo del Secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, el subsecretario Papa expuso en el panel “¿Existe una oportunidad para acelerar la transición energética y posicionar al país como líder regional?”, junto con funcionarios de la Agencia Internacional de Energía, el Instituto Fraunhofer y la Comisión Nacional de Energía Atómica.

En su presentación e intervención, el funcionario de la Secretaría de Energía destacó las enormes oportunidades en materia de recursos naturales y humanos con que la Argentina cuenta para posicionarse competitivamente en los mercados globales del hidrógeno. “Sin embargo, en un contexto de incertidumbre económica y tecnológica, también hay numerosos desafíos tales como el acceso a nuevas tecnologías y al financiamiento de infraestructura, sobre los cuales estamos fuertemente trabajando”, añadió.

En relación al potencial del hidrógeno, el punto de partida es Vaca Muerta con la producción de hidrógeno azul que, sumada a la vasta red de gasoductos, se espera el desarrollo del mismo teniendo como principal desafío la incorporación de tecnologías de captura del CO2 que se produce en el proceso de reformado del gas natural. A este punto de partida se le agrega el potencial para la producción de hidrógeno verde a partir de los altos niveles de irradiancia solar en el norte del país y de generación eólica en el sur, que permiten disponer de fuentes excelentes de abastecimiento energético. Dichas ventajas naturales ya están siendo promocionadas a través de instrumentos legales como la Ley 27.191 de fomento para el uso de fuentes renovables destinada a la producción de energía eléctrica y la Ley 27.424 de fomento a la generación distribuida de energía renovable. Por último y no menos valorable, se le suma la larga tradición y experiencia argentina en materia de energía nuclear, la cual abre grandes oportunidades para la producción de hidrógeno rosa.

Vinculado a los desafíos que se están abordando para esta tecnología, el subsecretario mencionó las líneas de acción que tanto el Consejo Económico y Social como la Subsecretaría de Planeamiento Energético se encuentran realizando dentro de la Mesa Interministerial del Hidrógeno. Estos son estudios, análisis, consultas y recopilación estadística para generar evidencia empírica sólida que permita formular las políticas públicas correspondientes, a saber:

o las perspectivas o proyecciones que posee la producción nacional, las diversas tecnologías disponibles para satisfacer toda la cadena de valor, desde la producción, almacenamiento y conversión hasta el transporte de este energético,
o la estimación de los costos de producción y logística, y los respectivos costos nivelados que permitirán realizar comparaciones entre fuentes y tecnologías.
o los escenarios de precios que se suscitarán fruto de una demanda potencial futura por tipos de usos, tanto en el ámbito doméstico como internacional.
o la recopilación de información y elaboración oficial de estadísticas vinculada a la producción y consumo de hidrógeno en el país y, la incorporación del mismo en la formulación de los escenarios prospectivos de oferta y demanda energética que realiza rutinariamente la Subsecretaría.

Asimismo y fruto del interés despertado por este tema se han comenzado a establecer vínculos público-privado de cooperación tanto con agentes locales como en alianzas estratégicas con diversos países, firmando Memorándums de Entendimiento con algunos de ellos en materia de acceso a la tecnología y el financiamiento.

El Foro se complementó con presentaciones muy destacadas, vinculadas a las articulaciones público-privadas y potencialidades de los encadenamientos productivos en el país, así como la revisión de las capacidades del sistema científico-tecnológico local para apoyar la agenda del hidrogeno y la de descarbonización de la economía y, el panorama global y las oportunidades para abrir nuevos mercados desde la mirada del cambio climático y la transición hacia energías limpias.