Intermesas de Género: Mujeres en acción para una nueva perspectiva cooperativa

Desde hace un año, un grupo de mujeres que integra desde sus organizaciones las Mesas del Asociativismo y la Economía Social se reúne en la Intermesas de Género, un espacio para intercambiar saberes, capacitarse y aportar las experiencias de la economía social en clave feminista.


“Quería comentarles que ya están completos los talleres de Géneros y Diversidad. Gracias a todes por el compromiso”. “Mujeres en Movimiento te invita a formar parte de nuestra encuesta sobre teletrabajo y trabajo doméstico. Las respuestas nos darán un panorama de la cantidad de horas que trabajamos las mujeres y hombres dentro del hogar”. “¿Tendrían info de qué se trata el programa Acompañar?”. El chat del whatsapp del espacio Intermesas de Género es una muestra del intercambio permanente entre mujeres que buscan atender las demandas que surgen en el territorio vinculadas al género y las diversidades.

“La Intermesa de Género es un espacio que se fue construyendo a partir de preguntas, desafíos y propuestas que aparecían en las Mesas del Asociativismo y economía social. Relacionadas con las prácticas de algunas organizaciones de mujeres que trabajan en los territorios y buscaban un espacio de reflexión, de intercambios de saberes, intercambio de prácticas para poder construir en conjunto una perspectiva cooperativa desde los géneros y diversidades y resignificar el principio de igualdad en las cooperativas y mutuales”, explica Nelly Schmalko, coordinadora de la Red de Mesas del Asociativismo y la Economía Social, responsable de la organización de este espacio feminista de las Mesas, junto a Silvia Berra, integrante del Consejo Federal Cooperativo y Mutual del INAES.
Fiel al espíritu de las Mesas del Asociativismo, esta propuesta no se agota en el grupo de mujeres que la integra sino que busca dialogar con otros ámbitos del asociativismo para potenciar e impulsar las ideas que surgen. En ese entramado cuentan con la Comisión técnica de Géneros que tiene el INAES, un ámbito de convocatoria desde las cooperativas y mutuales para elevar al directorio propuestas para su tratamiento. También dialoga con el área de Derechos Humanos, Géneros y Diversidades del INAES, y articula con diversas áreas estatales vinculadas con la problemática de género.

Quienes participan en el espacio aportan sus experiencias y, al mismo tiempo, van encontrando respuestas a los problemas comunes que se les plantean. “La Intermesas de Género nos permite socializar situaciones que se manifiestan en las organizaciones, compartir capacitación y experiencias, agudizar la mirada para identificar problemáticas, fortalecer lazos y, de modo federal, contribuir a lograr mayor equidad en el campo de la Economía Social y Solidaria”, sintetiza María Rosa Stabile, integrante del Núcleo Promotor de la Mesa de Brandsen, en la provincia de Buenos Aires. “Encontré allí un lugar donde pude aprender sobre el tema de género, mejor dicho a deconstruir conceptos que tenía arraigados, es un grupo heterogéneo donde podemos ser [email protected]”, afirma Silvia Sánchez, referente del Núcleo Promotor de la Mesa de Berazateguí.

Este año, la actividad de la Intermesas comenzó con la participación en el taller virtual “Dimensiones del Género”, organizado por el Área de Mujeres, Géneros y Diversidad, del Centro de Referencia Córdoba del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Esta actividad es una forma de cubrir una de las mayores demandas, que es la capacitación, que durante 2020 fue cubierta con una serie de charlas con funcionaries del Estado vinculades a las temáticas de género.
Pero esa es solo una de las actividades que se propone este grupo que desde los territorios busca dar curso a propuestas como la aplicación de la Ley Micaela al ámbito de cooperativas y mutuales, la difusión de centros a los que acudir en caso de violencia de género en todo el país, el conocimiento de programas y proyectos en toda el área estatal; en definitiva, un mapa de los temas que hacen a la perspectiva cooperativa del género.

Una perspectiva que Nelly Schmalko describe con entusiasmo: “La idea es que se constituya tanto en un espacio de referencia de las prácticas, como para construcción en red desde las mayes. Surge en organizaciones del conurbano bonaerense que trabajan en temas de género, diversidades y cuidados comunitarios y se fueron sumando de distintas provincias y fue adquiriendo un carácter federal. Lo destacable es que es un armado que va adquiriendo cada vez más un carácter federal, inter y multicultural que se construye desde los territorios. Que por un lado dialoga con toda la producción que tienen los feminismos y las diversidades sobre el tema, pero por otro lado se da también un intercambio de saberes, una reflexión conjunta a partir de las propias prácticas territoriales. Ese es el sentido, es un espacio abierto en construcción”.