Instalan en el Hospital de Clínicas una cabina para realizar hisopados seguros creada por el INN

Fue desarrollada por investigadores de la CNEA, el CONICET e INVAP. Su objetivo es que, durante la toma de muestras de pacientes con COVID-19, el personal de salud minimice su riesgo de contagio.


Los médicos y enfermeros del Hospital de Clínicas de Buenos Aires cuentan ahora con una nueva herramienta que les permite tomar muestras para hisopar a pacientes con COVID-19 en forma más segura. Se trata de una cabina, del tipo “caja de guantes”, que fue desarrollada por investigadores del Instituto de Nanociencia y Nanotecnología (INN) -dependiente del CONICET y la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA)- y de la Gerencia de Desarrollo Tecnológico y Proyectos Especiales de la CNEA, junto con especialistas de INVAP.

Este desarrollo –que contó con financiamiento de la Agencia de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación en el marco de la Unidad COVID-19, del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación- busca hacer más seguros los hisopados naso-faríngeos, un procedimiento de rutina pero con cierto riesgo debido a la posibilidad de contagio del COVID-19 a través de aerosoles o gotículas respiratorias.

Al respecto, Laura Steren, responsable del Laboratorio de Nanoestructuras Magnéticas y Dispositivos de la CNEA e investigadora del INN, cuenta que el proyecto consistió en el diseño, fabricación y ensayo de dos prototipos en laboratorio. “El primero se instalará en el Servicio de Guardia del Hospital de Clínicas de la Ciudad de Buenos Aires. El segundo estamos analizando su posible instalación en algún hospital del AMBA. La idea es probarlo y ajustar detalles para un eventual escalado”, detalla la especialista.

Especificaciones técnicas

Estas cabinas son gabinetes cerrados, construidos con paneles de policarbonato transparente, que cuentan con guantes insertados en una de sus paredes, lo que le permitiría al médico o enfermero tomar el hisopado sin entrar en contacto directo con el paciente, como ocurre habitualmente.

Para garantizar las condiciones de bioseguridad, el gabinete fue sometido a cuatro ensayos de calificación. Además, cuenta con un sistema de presión controlada y atmósfera filtrada que impediría que el aire que pudiera estar infectado se expanda hacia otras zonas del centro de salud.

Una vez tomada la muestra, esta se colocaría en un tubo y se dejaría en una “zona de transferencia”. Cuando el paciente se retira de la cabina, se sacaría el tubo con la muestra y se procedería a la desinfección del gabinete. Posteriormente, la manipulación de la muestra seguiría el protocolo convencional: se coloca en una bolsa biosegura, luego en un frasco y finalmente en una caja que sería enviada al laboratorio que realiza el análisis.

De acuerdo con Steren, en esta etapa experimental, se estima que la operación de hisopado y desinfección podría demorar unos 20 minutos, lo que permitiría tomar unas 65 muestras al día. Sin embargo, en función de las pruebas, este tiempo podría acortarse.

Consultada sobre los próximos pasos, la investigadora de la CNEA comenta que “luego de ajustados los parámetros de diseño en base al período de prueba en hospitales, se discutirá la fabricación en una escala mayor de acuerdo a necesidades relevadas. Además, se prevé avanzar en la definición de protocolos para ensayos de aerosoles y UV”.