Inmunoterapias: El largo camino del científico al paciente

En el “Café de las Ciencias” dos especialistas repasaron los desafíos en el laboratorio de las inmunoterapias contra el cáncer.


El último “Café de las Ciencias” estuvo dedicado a “Inmunoterapias: ¿Cómo llega una investigación hasta la clínica? El largo camino del científico al paciente” a cargo del líder del laboratorio Glico-Oncología molecular y funcional del Instituto de Química Biológica de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (IQUIBICEN - CONICET), Diego Laderach, y su par en la conducción, el doctor francés en Ciencias Biológicas y Médicas, Daniel Compagno, con la moderación de la periodista científica, Valeria Román. Los especialistas abordaron experiencias y desafíos en el laboratorio en una charla que se transmitió por el canal de YouTube del C3.

Según un artículo publicado en la revista médica británica The Lancet, el cáncer es la primera causa de muerte en los países desarrollados. En nuestro país, según el Instituto Nacional del Cáncer, es la segunda causa de muerte con una constante evolución. “Un problema mayor de salud pública mundial y local”, explicó Laderach. En el 2008, Laderach junto a Daniel Compagno formaron el grupo "Glico-Oncología Molecular y Funcional" en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales-IQUIBICEN, que tiene como objetivo reportar nuevos conocimientos que puedan transferirse a estrategias de inmunoterapias para cáncer “desde un punto de vista básico. No somos médicos, no estamos en la cura día a día, sino que evaluamos nuevas estrategias que de ser buenas puedan ser utilizadas por médicos en un futuro”, subrayaron.

“Inmunoterapia para cáncer consiste en ayudar en potenciar a las células del sistema inmunitario contra las células cancerosas. El sistema inmune es el mecanismo natural de nuestro organismo y lo hace bien, además, de protegernos de virus, parásitos, entre otros”, explicó Laderach. “Frente a las inmunoterapias uno puede desilusionarse o persistir y comprender por qué no funcionan. El científico debe creer en la potencialidad de la inmunoterapia contra el cáncer” y describió algunas ideas. “En primer lugar, el número de células que componen nuestro cuerpo y su dinámica, una persona adulta tiene 40 billones de células a un momento dado y cada una puede sufrir alteraciones”, las cuales están sometidas a factores genéticos, ambientales, nutricionales no siempre benignos. “En la actualidad convivimos con productos químicos que promueven el cáncer, se le agrega que vivimos cada vez más, a medida que pasa el tiempo, los mecanismos de reparación son menos eficientes”, describió el líder del laboratorio. Al analizar datos de incidencia del cáncer mundial y local, una de cada 500 personas desarrolla cáncer.

“Según la comunidad biomédica considera muy prometedora a la inmunoterapia para el tratamiento del cáncer. Existen más de 3600 ensayos clínicos que utilizan inmunoterapias para cáncer, incluidos ensayos de nuestro país” lo que les hace preguntarse cómo puede ser que siendo tan eficiente no logra eliminar a estas células: “En la mayoría de los individuos el sistema inmune funciona bien; en otros, las células transformadas logran escapar al control inmunitario transformándose en un cáncer y hacen lo que está a su alcance para apagar al sistema inmune”.

Las galectinas son una familia de proteínas que reconocen azúcares (se conocen como 11 galectinas diferentes en humanos), son moléculas producidas por los tumores para apagar el sistema inmunitario. En 2008, los especialistas formaron un grupo de investigación en nuestro país y decidieron estudiar estas proteínas en el cáncer de próstata. Comenzaron haciendo una predicción de la expresión de las galectinas en los pacientes que padecían esta enfermedad y analizar si éstas cambian durante la progresión del cáncer de próstata. “El estudio demostró que tiene un perfil característico de expresión de galectinas: la Gal-1 se expresa de manera abundante en el carcinoma prostático y aumenta cuando progresa en estadíos más graves. Lo que se observa es que produce nuevos vasos sanguíneos y le permite crecer al tumor”. En otras palabras, los tumores inhiben la multiplicación de las células inmunes, “menos soldadas para dar batalla”, resume. “Regulando los niveles de Gal-1 en las células inmunes se logra contrarrestar la inhibición tumoral”. A partir de esto, actualmente están desarrollando estrategias para inhibir Gal-1 específicamente en las células inmunes. Esto es un ejemplo de inmunoterapia contra el cáncer que está en investigación en el laboratorio “que puede tener un potencial de transferencia en el paciente, pero está muy lejos”, cierra Laderach.

Para ver la charla completa y conocer más ingresar a https://www.youtube.com/watch?v=MYq3zvqM-fI

El “Café de las Ciencias” es un ciclo de charlas encabezado por un/a investigador/a francés/a y uno/a argentino/a con la participación del público en general, que se reúne para conversar sobre temas que giran en torno a la ciencia y la tecnología. Dado el contexto actual, las mismas se realizan de manera virtual por el canal de YouTube del C3, hasta nuevo aviso.

El ciclo está organizado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación junto al Institut français d'Argentine, la Embajada de Francia en Argentina, el Centro Cultural de la Ciencia C3 y la Alianza Francesa de Buenos Aires.

Sobre los disertantes
Diego Laderach: Investigador Independiente en Inmunología Molecular y Bioquímica del Instituto de Química Biológica de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (IQUIBICEN - CONICET), líder del laboratorio "Glico-Oncología Molecular y Funcional".

Daniel Compagno: Doctor en Ciencias Biológicas y Médicas de la Universidad Bordeaux Segalen, Francia, investigador Independiente del Instituto de Química Biológica de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (IQUIBICEN - CONICET).