Incorporación del Senasa al programa En Nuestras Manos del Ministerio de Agricultura

Se dará apoyo a proyectos de desarrollo rural de mujeres de la agricultura familiar campesina e indígena y de la pesca artesanal.


Buenos Aires- El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) se incorporó al programa "En Nuestras Manos" del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, para dar apoyo y asistencia a los proyectos que se ejecuten a nivel nacional y que tienen como propósito contribuir a mejorar las condiciones de producción agregado de valor y comercialización de proyectos de desarrollo rural de mujeres de la agricultura familiar campesina e indígena y de la pesca artesanal.

Con la presencia de más de 80 agentes del Senasa, INTA y Magyp se realizó un encuentro virtual donde Diana Guillén, jefa de Gabinete del Ministerio de Agricultura de la Nación, al inicio del encuentro, sostuvo que "hace un tiempo no hubiera sido tan sencillo realizar esta reunión con la vocación de que el Senasa se sume a programas de la agricultura familiar, que tiene un plus, que es la visión de género. Una va viendo que el camino se va dando y los programas de este tipo necesitan acompañamiento de todas las áreas del Ministerio”.

En cuanto a "En Nuestras Manos" la funcionaria consideró que es uno de los primeros programas que tiene el Ministerio con una visión de género específicamente plasmada en todas sus etapas y completó que “es un sector que necesita apoyo, pero también es un sector activo, de los que mayor nivel de trabajo y dignidad tienen".

"Los que se benefician son los productores y esa es nuestra tarea. Hace más de 50 años que nuestro campo profundo no deja de perder productores, estas son herramientas que facilitan que las productoras y productores no dejen el territorio. Este Programa que es la alegría de todos, para achicar la brecha de género y ponderar a las productoras reconociendo su trabajo cotidiano", agregó Miguel Ángel Gómez, secretario de Agricultura Familiar, Campesina e Indígena.

Maria Scala, profesional del INTA y en representación de la presidenta del organismo, Susana Mirassou, dijo que “podemos trabajar para que las actividades productivas tengan la condiciones de inocuidad necesarias, con menos riego y que sean comercializables. Tenemos un compromiso para que esto suceda y prospere y que se desarrollen y crezcan las mujeres y sus familias. En la producción de alimento cuidan la calidad de lo que vamos a consumir”.

También, la bienvenida al Senasa fue celebrada por Juan Manuel Fernández Arocena, director general de Programas y Proyectos Sectoriales y Especiales (DIPROSE) del Ministerio de Agricultura: “contamos con un gran comité de trabajo de mujeres y hombres, técnicos y técnicas, del INTA y DIPROSE. Este movimiento va a dejar una huella histórica en el Ministerio y es una bisagra en el tema de género, punta de lanza de una transformación”.

"Este es un salto enorme que nos permitirá tener mejores condiciones para el presente y para el mañana porque son muchas mujeres que no han tenido el apoyo, han sido invisibilizadas y han hecho el esfuerzo de sostener la producción diversificada”, afirmó Deolinda Carrizo, directora de Género e Igualdad en la Secretaría de Agricultura Familiar.

En representación de Carlos Paz, presidente del Senasa, Lucía González Espinoza, coordinadora del Programa de Agricultura Familiar y articuladora del equipo central del Programa, sostuvo que "empezamos a comprometernos desde nuestro organismo con los proyectos de desarrollo territorial de la agricultura familiar, campesina e indígena. Es un organismo que no deja de tener su rol de fiscalización pero que también puede asistir a los procesos en el territorio.

"La política integral incluye los aspectos sanitarios y de inocuidad de los alimentos: nosotros nos dimos cuenta de que, cuando estamos sentados juntos desde el principio para entender el sector de la agricultura familiar, los resultados son mucho mejores y en ese camino venimos trabajando”, afirmó González Espinoza.

También, la funcionaria del Senasa consideró la importancia de la política de género, que representa un desafío para incluir la mirada de género y reconocimiento a las mujeres trabajadoras campesinas.

Mariela Fortunato, referente del equipo del Programa integral de transversalización de la perspectiva de género del Senasa, agradeció la invitación e indicó que “estamos iniciando este camino de transversalización de género y la agricultura familiar es un área fundamental, su presencia territorial es clave para poder pensar políticas públicas en relación a los alimentos, más equitativas, que favorezcan el desarrollo de mujeres vistas con todas interseccionalidades”.

Por último, Yanina Beatriz Settembrino, a cargo de la Subsecretaría de Agricultura Familiar de la Nación se refirió al programa "En Nuestras Manos" que cuenta con cerca de 700 proyectos presentados en todo el país y “actualmente nos encontramos en etapa de ejecución de los presentados en Patagonia. Invitamos al Senasa a sumarse, cada institución tiene su rol especifico, con su propio expertise y pueden evaluar cómo involucrarse con sus equipos propios”.

“Las mujeres podemos lograr cosas y caminar en un proyecto que tenga que ver con las políticas de desarrollo rural para producir alimentos sanos e inocuos como punto de partida. Para producir más y mejor esta política es vital para el modelo agroalimentario argentino”, concluyó Settembrino.