Importación de aves ornamentales y animales de compañía en el Mercosur

Se avanzó en la armonización de requisitos sanitarios, durante la segunda reunión anual de la Comisión de Sanidad Animal del bloque regional, realizada en la sede del Senasa en Buenos Aires.


Buenos Aires – Tras intercambiar opiniones técnicas, los servicios veterinarios del Mercosur avanzaron en la armonización de los requisitos sanitarios que se deben cumplir para la importación de cerdos domésticos –en calidad de animales de compañía– y aves –como animales de compañía y cautivas (silvestres y ornamentales)–.

La temática fue tratada en la segunda reunión anual de la Comisión de Sanidad Animal (CSA) del Subgrupo de Trabajo N° 8 del Grupo Mercado Común del Mercosur, realizada bajo presidencia pro témpore de Argentina, en la sede del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), entre el 10 y el 14 de junio.

“Hemos alcanzado un alto grado de consenso en esta reunión y avanzamos de tal forma que estimamos concluir con los acuerdos en la próxima reunión que tendrá lugar en agosto en San Pablo, Brasil”, expresó Laura Giménez, coordinadora de Regulaciones Cuarentenarias de Sanidad Animal del Senasa.

Agregó que “la armonización y unificación de los requisitos sanitarios por parte de los cuatro países del Mercosur permiten darle fluidez al intercambio y comercialización de productos en forma segura respecto de la sanidad. Son armonizados de acuerdo a las normas de la Organización Mundial de Sanidad Animal”.

También se comenzó el tratamiento y la elaboración de los requisitos para la importación de especies no tradicionales en calidad de animales de compañía.

“Ha sido una semana de trabajo muy provechosa”, sostuvo Alberto Gomes del Ministerio de Agricultura, Pecuaria y Alimentos (MAPA) de Brasil. El funcionario brasilero destacó “la dinámica de trabajo” que tiene la Comisión “que funciona desde el año 2002 armonizando las normas que permiten el intercambio de mercaderías de origen animal entre los países del Mercosur”, dijo.

Este tipo de encuentros representa una oportunidad estratégica para consensuar posiciones regionales que brinden seguridad sanitaria a la región, al tiempo que prevengan y controlen enfermedades animales que afectan la salud pública e impactan en el comercio de las mercancías.