Iluminar mejor y ahorrar más

Cuidar la iluminación del hogar reduce el consumo de energía eléctrica y el monto que pagamos por la prestación del servicio. A continuación te recordamos cómo hacerlo.


Las luces encendidas representan entre el 25 y el 35 por ciento de la electricidad que consumís en tu casa. La iluminación eficiente contribuye a minimizar esta proporción, a reducir tu demanda eléctrica residencial y por lo tanto a ahorrar dinero. Con estos objetivos en mente, te damos los siguientes consejos.

  • De día, levantá bien las persianas para dejar entrar la luz solar.
  • En la medida de lo posible, evitá el uso de estanterías, biombos, muebles que tapan la luz natural e incrementan el uso de luz artificial.
  • Si estás por pintar tus paredes y techos, hacelo con colores claros porque éstos amplifican la luz natural.
  • Cuando usás luz artificial, apagá las lámparas cada vez que abandones el ambiente iluminado.
  • Identificá los requisitos de luz de cada espacio de tu casa. Por ejemplo, analizá la cantidad de tiempo que deben estar iluminados, la intensidad de luz que necesitan, la ubicación correcta de cada punto lumínico.
  • Limpiá tus lámparas con frecuencia, así conservás su luminosidad original.
  • Las LED consumen 8 veces menos electricidad y duran 7.5 veces más tiempo que las lámparas tradicionales. Calculá la diferencia a partir de la siguiente clasificación.
Tipos de lámpara
HalógenaConsumo de lámparas. Tubo fluorescente
FluorescenteConsumo de lámparas. Lámpara halógena
IncandescenteConsumo de lámparas. Lámpara de bajo consumo
LEDConsumo de lámparas. Lámpara LED