Hospital Naval Buenos Aires “Cirujano Mayor Doctor Pedro Mallo”: adaptado a los nuevos desafíos

Hace 74 años, el nosocomio de la Armada Argentina inició sus primeros pasos en la historia de la Sanidad Naval. Hoy, como todos los hospitales del país, su personal se encuentra dando batalla al flagelo producido por la pandemia del virus COVID-19.


El 31 de octubre de 1946 comenzó a gestarse un hito en la historia de la Sanidad Naval, dando origen al reconocido Hospital Naval Buenos Aires “Cirujano Mayor Doctor Pedro Mallo” (HNPM).

En aquel entonces, el Estado Nacional cedió temporalmente a la Armada Argentina uno de los pabellones del Hospital General de Agudos «Carlos G. Durand», destinado en un principio al perfeccionamiento médico- quirúrgico, hasta finalizar la construcción del hospital naval. Al año siguiente, se realizó la ceremonia de inauguración de los consultorios externos.

En 1970, al recibir de la Municipalidad de Buenos Aires un predio en la zona del Parque Centenario, la Armada llamó a concurso de anteproyectos para la construcción del hospital. Cuatro años demandaría su construcción, y el 22 de mayo de 1981 se inaugurarían las obras básicas. Contaría con un equipamiento de renombre para aquella época como tomografía axial computada, cobaltoterapia, cámara hiperbárica, diálisis renal, bomba para circulación extracorpórea, hemodinamia, nuevas ambulancias, una red informática avanzada; y la incorporación del Sistema de Residencias Médicas dirigida a tenientes de corbeta médicos, y desde 1987, se abriría para médicos civiles.

En la actualidad, el hospital cuenta con numerosas especialidades orientadas a alergia e inmunología, clínica, arritmias y electrofisiología, cardiología clínica y prácticas cardiológicas, clinica médica, dermatología, diabetología, endocrinología, flebología, gastroenterología, fonoaudiología, hematología, pediatría, traumatología, ginecología, infectología, neurocirugía, medicina del deporte, entre otras prácticas, además de contar con el servicio de turnos médicos de forma virtual.

Al servicio de la comunidad

En tiempos de emergencia sanitaria ante la pandemia de COVID-19, el personal de salud del Hospital Naval Buenos Airesrealiza una labor silenciosa y vital, enfrentando la enorme demanda de atención y los retos sanitarios que se presentan cada día.
Desde el inicio de la pandemia, se llevaron a cabo diferentes acciones para enfrentar la situación de emergencia y responder a las necesidades que se presentasen. En marzo se conformó un equipo transdisciplinario de asistencia al impacto emocional, conformado por psicólogos y psiquiatras, entre otros especialistas, con el objetivo de asistir al personal del nosocomio ante situaciones emocionales de crisis.

En el abordaje de la pandemia, se aplicaron medidas internas y externas a fin de evitar la propagación del virus al conformar un comité de crisis con el propósito de dar respuestas eficaces y acciones inmediatas para identificar casos sospechosos en pacientes con las sintomatologías de COVID-19.

Como parte del plan sanitario, se incrementaron las áreas para la atención e internación de pacientes, utilizando la Unidad de Trasplante de Médula como unidad de aislamiento infectológico intermedio.

Con respecto a las acciones implementadas, el Director del HNPM, Capitán de Navío Médico Hugo Alberto Crocci, explicó: “Todo fue evolucionando porque empezamos, a mediados de marzo con un desconocimiento por parte de todos de la enfermedad, entonces tuvimos que trabajar primero en los cambios de estructuras y procesos, y también en conocer cómo se iba a comportar el paciente sospechoso y confirmado de COVID dentro del hospital. Hubo que hacer una capacitación con la utilización de los equipos de protección personal y cómo descartábamos esos equipos; luego se fue haciendo rutina y una consolidación del personal en el abordaje del paciente”.

El hospital hizo un rediseño de sus camas utilizando varios pisos de sus instalaciones para pacientes con COVID. Ante la urgencia y el avance de la pandemia en nuestro país, el nosocomio incorporó un equipo de diagnóstico molecular “Elitech In-Genius” que permite la detección del Coronavirus, entre otras patologías.

Este equipo de alta tecnología se distingue porque de forma automática realiza la extracción del material genético y la amplificación de ácidos nucleicos, pudiendo procesar en forma simultánea la muestra de hasta 12 pacientes por ciclo.

Asimismo, recientemente incorporaron una cabina aislada con medidas de bioseguridad que facilita la realización de hisopados de forma segura y dinámica, permitiendo aumentar la cantidad de tomas por día y reducir significativamente los insumos utilizados.

Lazos solidarios

En tiempos de pandemia, los médicos, enfermeros y personal hospitalario son quienes de manera inquebrantable están afrontando las exigencias y requerimientos de cada paciente que ingresa, son quienes se acomodan a la demanda de un virus que no da tregua, que pasan largas jornadas de trabajo luchando contra un virus del que poco se conoce; pero con vocación de servicio.

El HNPM, al igual que el resto de los nosocomios del mundo, convive con el virus en primera línea de fuego. Riesgos, cansancio, sobreesfuerzos, guardias interminables, los hacen merecedores de un enorme reconocimiento de la sociedad la cual los homenajeó desde sus viviendas o por las redes sociales, mediante aplausos y mensajes de aliento; la labor de todo el personal de salud en estos momentos de crisis es inconmensurable.

El HNPM está conformado por un equipo transdiciplinario integrado por médicos, abogados, enfermeros, personal de limpieza, camilleros, arquitectos, personal de limpieza, administrativos, entre otras profesiones: “Desde un primer momento, el equipo de salud demostró una gran vocación de servicio, una entrega por la asistencia a los pacientes y contención a los familiares; y por sobre todo, una gran plasticidad en cuanto a las modificaciones que se hicieron en el hospital de procesos, resultados y de adaptabilidad de circuitos, ya que hubo que modificar mucho para poder establecer un corredor COVID, que es la guardia tradicional del hospital, y una guardia no COVID, que se instaló mediante la colocación de carpas en el hall central”, destacó el Director del hospital.