Historias en el 7º Aniversario de la Ley de Identidad de Género


En el séptimo aniversario de la sanción de la Ley 26.743 de Identidad de Género, la historia de Fiorenzo Rubino.

"Fiorenzo es mi héroe de vida", así define Claudia Hernández a su hijo, un adolescente trans que vive en la ciudad de San Miguel de Tucumán y que en el 2017, citó a su papá Omar en un café y con un poco de nervios pero muy decidido, le dijo: "Soy Fiorenzo".

"Como todo cambio, fue grande, nosotros siempre optamos por la información, por asesorarnos, por ir decidiendo las cosas a medida que iban pasando. Es un aprender constante, todos los días", explica Claudia y recalca la importancia de buscar redes de contención e información sobre las personas trans.

Ella y Omar participan de "Trans-formando-familias", un grupo de apoyo que se junta una vez por mes, un espacio de encuentro y sensibilización sobre los derechos de las personas. "Siempre decimos que lo más importante es la felicidad de tu hijo/a", agrega.

Pero como familia tuvieron que sortear algunos obstáculos para hacer valer el derecho a la identidad de género de Fiorenzo, contemplado en la ley nacional 26.743, que se sancionó el 9 de mayo de 2012; una ley de vanguardia que garantiza y protege los derechos de las personas trans.

“En el Registro Civil de la provincia, cuando quisimos hacer el trámite para que Fiorenzo tenga en su DNI el género y nombre que corresponde, encontramos una negativa por parte de las personas que nos asistieron. Ante esa situación, nos acercamos al Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) porque sabíamos que había legislación que nos respaldaba”, cuenta Omar. El INADI, además de recibir la denuncia y brindarle a la familia asesoramiento legal, los acompañó a realizar la rectificación registral de Fiorenzo en el Registro para que obtenga, finalmente, su DNI. Y así fue.

“Fiorenzo, antes de manifestarse, estuvo mal, él tenía miedo de perder a su papá y a su mamá, a su abuela, de perder la familia. Y nosotros teníamos miedo de perderlo a él. Es mi caballero con armadura, mi tesoro encontrado, su nombre, Fiorenzo, significa 'renacer', mejor elegido imposible", finaliza Claudia.