Seguridad y fiscales evaluaron medidas contra fraudes conocidos popularmente como “secuestros virtuales”

Funcionarios del Ministerio de Seguridad mantuvieron hoy una reunión de trabajo con fiscales de la Procuración General de la Nación, para analizar acciones conjuntas en la prevención e investigación de las estafas extorsivas conocidas popularmente como “secuestros virtuales”.


 
Funcionarios del Ministerio de Seguridad mantuvieron hoy una reunión de trabajo con fiscales de la Procuración General de la Nación, para analizar acciones conjuntas en la prevención e investigación de las estafas extorsivas conocidas popularmente como “secuestros virtuales”.
“Es importante subrayar que los denominados ‘secuestros virtuales’ no son otra cosa que engaños con la finalidad de extorsionar a sus víctimas”, explicó el subsecretario de Articulación con los Poderes Judiciales y Ministerios Públicos, Rodrigo Luchinsky.
 
 
 
La Procuración General de la Nación puso en marcha una Comisión especial de fiscales para la elaboración de un informe sobre este tipo de modalidad delictiva, los fraudes telefónicos que simulan ser secuestros, para avanzar hacia la elaboración de herramientas para la investigación y prevención de estos delitos.
“Jurídicamente se trata de una extorsión o estafa, en ningún caso es un secuestro. La mesa de trabajo surge de la necesidad de poner en conocimiento a la población la verdadera naturaleza del delito. Nunca hay alguien secuestrado realmente, se trata un buen montaje, a veces muy complejo, que toma por sorpresa a las víctimas para forzarlas a pagar un rescate”, dijo Luchinsky.
“La idea central es desalentar este delito y ubicar a los responsables. Al ser una modalidad criminal que se comete en un periodo muy corto, el Ministerio de Seguridad nos da elementos probatorios vitales: el patrullaje de las zonas, la identificación del origen de las llamadas, etc”, señaló el director de Análisis Criminal del Ministerio Público, Diego García Yomha.
Los funcionarios coincidieron en que en todos los casos es fundamentar cortar la llamada y denunciarla al número de emergencias policiales 911.
Para hacer frente a este y otros delitos, el Ministerio de Seguridad puso en funcionamiento modernos laboratorios de investigación criminal instalados en el área de Policía Científica de la PFA. La tecnología constituye un salto de calidad indispensable para agilizar la averiguación de datos sustanciales para resolver este tipo de delitos, con apoyo en los sistemas biométricos, balísticos, dactiloscópicos, palmares, fotografías y un laboratorio de registros de voz para la identificación eficaz de las personas y sus rastros fisionómicos.
“Tenemos muchas líneas de trabajo en conjunto entre el Ministerio de Seguridad, las Fuerzas Federales  y la Procuración que tienen que ver con cruces de bases de datos e información porque detrás de estas bandas extorsivas existe una organización, es importante interactuar rápido para tomar la denuncia y actuar sobre las líneas telefónicas, así como unir información sobre las distintas causas para darle una lógica de investigación, tratar de encontrar patrones comunes y dar golpes certero contra estas bandas”, finalizó Luchinsky, quien estuvo acompañado por el subsecretario de Investigación del Delito Organizado y Complejo, Carlos Silva.
La Comisión de la Procuración General de la Nación, a cargo de Alejandra Gils Carbó está integrada por los fiscales Diego García Yomha, Felisa Elena Krasucki, Ana Cristina Yacobucci, Aldo Gustavo De la Fuente, Horacio Azzolin, Marcelo Colombo, Estela Andrades de Segura y Paula Assaro.