Sede de PFA en Entre Ríos, señalizada como ex centro clandestino

La sede de la Policía Federal de Concepción del Uruguay fue señalizada como un lugar en donde funcionó un centro clandestino de detención durante la dictadura militar.


La sede de la Policía Federal de Concepción del Uruguay fue señalizada como un lugar en donde funcionó un centro clandestino de detención durante la dictadura militar.

La placa recordatoria, ubicada a un costado de la puerta de ingreso, dice: “Aquí funcionó el Centro Clandestino de Detención delegación Concepción del Uruguay de la Policía Federal Argentina. Memoria, Verdad y Justicia”.

El reconocimiento al ex presidente Néstor Kirchner y a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, por convertir la política de Derechos Humanos en una política de Estado, fue el denominador común de los discursos pronunciados en el acto.

El director de Información Pública, Pedro Báez, resaltó la decisión de señalar estos lugares como centros clandestinos, “manteniendo viva la memoria en el pueblo”.

“Todo está guardado en la memoria de hombres y mujeres de Concepción del Uruguay y de otros lugares, que indefectiblemente saben qué es lo que pasó, lo que hicieron, dónde se los llevaron, quiénes participaron”, agregó.

El representante del Archivo Nacional de la Memoria, dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, Gonzalo Vázquez, comentó que ya son 25 los centros clandestinos de detención que se vienen señalizando en el país.

“Esta placa tiene un objetivo político y pedagógico, y es importante que en cada uno de los lugares en donde funcionaron estos centros, sus vecinos y los funcionarios que trabajan en la dependencia policial o militar, tengan conocimiento de los hechos que ocurrieron durante el terrorismo de Estado”, agregó.

Por su parte, el subsecretario de Derechos Humanos de Entre Ríos, Roque Minatta, uno de los uruguayenes que padeció secuestro y tortura en ese centro clandestino, recordó el triste paso por ese lugar junto a sus compañeros de militancia.

En ese marco, brindó detalles de la “tortura psicológica” que se les impartía, dándoles a conocer que sabían todo sobre sus familiares y seres queridos.

Minatta recordó que era apenas un adolescente cuando fue víctima de estos delitos, mientras se desempeñaba como presidente de la Unión de Estudiantes Secundarios y estudiante de la Escuela Normal de Concepción del Uruguay.

FUENTE: Télam