PFA desarticula banda narco y organización de robo de cajeros automáticos

La Policía Federal Argentina desbarató hoy dos organizaciones criminales trasnacionales y detuvo a catorce personas. Una de las bandas estaba dedicada a la comercialización de estupefacientes, mientras que la otra se especializaba en el robo de cajeros automáticos.


La Policía Federal Argentina desbarató hoy dos organizaciones criminales trasnacionales y detuvo a catorce personas. Una de las bandas estaba dedicada a la comercialización de estupefacientes, mientras que la otra se especializaba en el robo de cajeros automáticos.
 
En el primer procedimiento, la PFA detuvo a siete personas, seis de ellas de nacionalidad chilena y una argentina, acusadas de integrar una banda que hace tres semanas se apoderó de más de 800.000 pesos al generar una explosión en un cajero automático de un banco del barrio porteño de Mataderos y que ayer intentó robar otro en la localidad bonaerense de La Tablada.
 
Además, los investigadores creen que la bautizada “Banda de los Miguelitos” o “Los Robacajeros” es la misma que a fines del mes pasado entró con la modalidad “hombre araña” a un local de electrodomésticos del barrio porteño de Belgrano para robar 33 teléfonos celulares de alta gama.
 
El secretario de Cooperación con los Poderes Judiciales, Ministerios Públicos y Legislaturas, Darío Ruiz, dijo hoy que “esta organización ha quedado fuera de circulación” al dar detalles de la investigación en una conferencia de prensa realizada en la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal (PFA) del barrio porteño de Monserrat.
 
Las detenciones fueron concretadas ayer a la tarde por detectives de la División Robos y Hurtos (RyH) de la PFA.
 
La jueza de instrucción porteña María Gabriela Lanz, a cargo de la investigación del robo en Mataderos, ordenó tres allanamientos en las localidades bonaerenses de Ingeniero Budge, Don Torcuato y Vicente López. Allí fueron detenidas siete personas: cuatro hombres chilenos y tres mujeres, dos de ellas también chilenas y la restante argentina.
 
Con ellos, ya son ocho los presos que tiene la causa ya que el mismo día del robo en el Banco Patagonia de Mataderos, la PFA había apresado a un sospechoso de nacionalidad argentina que hoy continuaba detenido.
 
Ruiz explicó que la banda empleaba “una modalidad bastante novedosa que viene de Chile” y consistía en “detonar los cajeros automáticos a partir de inyectar a distancia con una manguera el gas que se utiliza con las soldadoras autógenas y luego, a través de un cable con una bujía para motores diesel, producían un arco voltaico”, que actuaba como detonador.
 
“Esa chispa -continuó el funcionario-, producía una explosión con todo el gas concentrado adentro del cajero, permitía la apertura y sacar el dinero que estaba allí. Nunca había sucedido en nuestro país algo similar”.
 
Uno de los investigadores reveló hoy  que “las mujeres de la banda eran las encargadas de arrojar y diseminar los clavos 'miguelito' para dificultar la llegada de la Policía y ayudar en la fuga”, ya que de esta manera dañaban los neumáticos de los patrulleros.
 
Los investigadores creen que son los mismos delincuentes que intentaron arrancar ayer, pero sin poder llevárselo, el cajero automático del banco Santander Río de La Tablada y los que el 28 de octubre entraron por el techo a un local de la cadena Musimundo de avenida Cabildo, en Belgrano.
 
“Teníamos información de que se iba a producir un nuevo hecho. Estábamos en alerta en la ciudad de Buenos Aires, pensando que se iba a perpetrar en esta ciudad e inmediatamente cuando se tomó conocimiento de este hecho en el partido de La Matanza, hemos concurrido y encontrado que los elementos y la camioneta utilizadas estaban relacionados”, dijo Ruiz.
 
Entre los elementos secuestrados, los detectives incautaron una camioneta Ford Ranger que empleó ayer la banda en el golpe frustrado en provincia y que fue perseguida hasta San Isidro pero logró escapar, en el hecho del Musimundo de Belgrano.
 
También secuestraron herramientas como mazas, martillos, cuerdas, reguladores de gas industrial y otros elementos vinculados a su forma de concretar los golpes.
 
Otro de los investigadores afirmó que, de acuerdo al arqueo final que hizo el banco, en el hecho de la Capital Federal del 15 de octubre “la banda logró llevarse más de ochocientos mil pesos” que estaban en los cartuchos del cajero automático.
 
200 kilos de marihuana y 7 detenidos
 
Un cargamento de 200 kilos de marihuana fue secuestrado y siete personas fueron detenidas, acusadas de integrar una banda que planeaba distribuir y comercializar la droga en la zona sur porteña.
 
"Se detuvo a siete personas que transportaban material estupefaciente desde el norte de nuestro país hacia la ciudad de Buenos Aires. Se ha sacado de circulación a esta importante organización", dijo Darío Ruiz.
 
Ruiz detalló que se trata de una banda "transnacional" que era investigada desde abril, en el marco de la que se denominó "Operación Caballo Negro". Luego de diversas tareas de inteligencia desplegadas por personal de Dirección de Narcocriminalidad de la PFA, ayer se llevaron a cabo ocho allanamientos, cinco en Capital Federal y tres en la localidad de Don Torcuato, en el partido bonaerense de Tigre.
 
Simultáneamente, los policías interceptaron en la zona norte del conurbano un cargamento de marihuana que era trasladado en doble fondos especialmente acondicionados en una camioneta que provenía de la provincia de Corrientes.
 
El color negro de ese vehículo investigado fue el motivo de la denominación de esta operación antinarcóticos, precisaron fuentes policiales. De acuerdo con Ruiz, la droga "tenía destino de distribución puntualmente en la zona sur, en Villa Fátima", en el barrio porteño de Villa Soldati.
 
En los procedimientos fueron detenidos un total de cuatro ciudadanos argentinos y tres paraguayos y fueron incautados 353 paquetes rectangulares o "ladrillos" de marihuana, con un peso de 200 kilos.
 
También fueron secuestrados diez plantines de marihuana, cuatro vehículos, 12 teléfonos celulares, un arma de fuego con 17 municiones y 5.390 pesos.
 
"Estamos conformes con el trabajo que se ha hecho", aseguró Ruiz, quien agregó que el sindicado cabecilla de la banda y uno de los arrestados, identificado como Alcides Ismael Velázquez Gauto alias "Yiyo", ya "era intensamente buscado" por las autoridades.
 
Interviene en la causa el Juzgado Federal 3 de Morón, a cargo de Juan Pablo Salas.