PFA desarticula banda falsificadores y estafadores de jubilados

PFA desarticuló  organización criminal que falsificaba dinero y estafaba a jubilados, 12 allanamientos que resultaron en la detención de 11 personas, uno de ellos un importante escribano de la Ciudad de Buenos Aires.


La Policía Federal Argentina desarticuló una organización criminal que falsificaba dinero y estafaba a jubilados, en 12 allanamientos que resultaron en la detención de 11 personas, uno de ellos un importante escribano de la Ciudad de Buenos Aires.

La banda introducía el dinero falso a través de estafas que involucraban a taxistas que con artilugios se apropiaban de sus haberes.

 

Personal de la Sección Falsificación de Monedas dependiente de la Superintendencia de Investigaciones Federales realizó 8 allanamientos en la provincia de Buenos Aires y 4 en la Ciudad de Buenos Aires donde se realizaron las detenciones.

En los operativos se incautaron doscientos diez billetes apócrifos que iban a ser introducidos al circuito comercial, una computadora con un software para imprimir billetes falsos, impresoras profesionales, diferentes tintas, purpurinas y marcadores fluo, sellos y otros elementos para la falsificación de dinero, un taxi Chevrolet Corsa y documentación.

Las investigaciones se iniciaron a raíz de la denuncia de una jubilada de 81 años que luego de percibir su jubilación en el banco Supervielle en marzo, fue engañada por el conductor de un taxi quien le cambió la totalidad de sus haberes por billetes falsos. La damnificada realizó la denuncia en la Comisaría 14ª.

Las investigaciones consistieron en recorridas y vigilancias por los barrios en los se encuentran los bancos que operan con jubilados. De esta forma se identificó al titular del taxi que había estafado a la jubilada.

Estos elementos llevaron a solicitar al juzgado la intervención de las comunicaciones telefónicas del taxista y de esa forma surgieron los primeros indicios de su responsabilidad en la maniobra al advertirse que de manera esporádica y con diversos subterfugios como: “necesito de los grandes y los chicos” o “traeme pantalones de varios talles” solicitaba billetes falsos al impresor.

De este modo, a través de diferentes tareas de inteligencia se establecieron los niveles de responsabilidad de todos los integrantes de la organización. Asimismo se descubrió que ésta no sólo se dedicaba a la circulación de billetes falsos entre jubilados y clientes de vehículos de alquiler, sino también a otras estafas de mayor volumen, entre ellas el desapoderamiento de bienes de los damnificados.

“Detectamos a tiempo la maniobra criminal porque desde el Ministerio le hemos recomendado especialmente a la Policía Federal que intensifique la tarea preventiva y la represión de este tipo de delitos que por sus modalidades se hacen cada vez más complejas”, dijo Miguel Robles, subsecretario de Delitos Complejos y Lucha contra la Criminalidad Organizada.

Los investigadores se encontraron frente a un aceitado mecanismo que integraba a escribanos y abogados que aportaban los conocimientos legales necesarios para confeccionar el testamento, obtener los informes de los Registros Inmuebles y entidades bancarias vulnerando en varias oportunidades “el secreto bancario” y, finalmente, perfeccionar las escrituras traslativas de dominio para completar el desapoderamiento.

“Era una organización donde participaban taxistas, abogados, escribanos para cometer los dos tipos de delitos, la falsificación de billetes y las estafas. La banda fue desarticulada en su totalidad”, precisó el jefe de la División Falsificación de Monedas de la Policía Federal Argentina, subcomisario Flavio Arguello.

Interviene la causa el Juzgado Nacional en los Criminal y Correccional Federal N°11 a cargo del Dr. Claudio Bonadio y la Secretaría Nº 21 a cargo de la Dra. Carolina Lores Arnaiz.