Nilda Garré en el egreso de cadetes de la PFA


La ministra de Seguridad, Nilda Garré, afirmó hoy que "es preciso contar con una clara conducción política para terminar con el autogobierno de las Fuerzas de Seguridad", durante la inauguración del ciclo lectivo en la Escuela de Cadetes de la Policía Federal Argentina (PFA). Durante la ceremonia, la ministra entregó las insignias correspondientes a los suboficiales cadetes egresados de la Escuela y anunció una reforma de los programas de educación más ajustada al desafío de "mejorar la calidad de la formación de especialistas que tienen la responsabilidad de dirigir las diversas áreas operativas que luchan contra el crimen organizado, la trata de personas, el narcotráfico, el robo de autos, entre otros delitos complejos". 


La ministra Garré estuvo acompaña en el acto por funcionarios del Ministerio de Seguridad y de la PFA: las secretarias de Seguridad Operativa, Cristina Caamaño, y de Políticas de Prevención y Relaciones con la Comunidad, Ileana Arduino, y el subsecretario de Gestión y Bienestar del Personal de las Fuerzas Policiales y de Seguridad, Gustavo Palmieri.

Además, participaron de la ceremonia el jefe de la Fuerza de Seguridad, comisario general Enrique Rubén Capdevila, el subjefe, comisario general Alejandro Di Nizo y los 13 Superintendentes que conforman la cúpula de la fuerza.

 

 

"La autonomía de las fuerzas policiales favorece la existencia de redes de ilegalidad y de impunidad que perjudican a toda la sociedad que incluye en ella a los miembros de las fuerzas, ya que es falsa la antinomia ciudadano-policía: los miembros de las fuerzas son también ciudadanos y como tales tienen obligaciones y derechos", señaló la ministra ante los nuevos egresados y cursantes actuales de la escuela que forma a los agentes.

"Los cuerpos policiales y las fuerzas de seguridad enfrentan el desafío de transformarse en organizaciones acordes a las nuevas necesidades sociales. En este sentido pensar la formación profesional, la especialización y la capacitación permanente de los recursos humanos que integran las fuerzas resulta un punto clave para comenzar a debatir y construir cuál es el modo de desarrollar la policía que nuestra sociedad necesita", dijo Garré.

Además, la ministra instó a dejar atrás el "molde militar" en que se forjó la policía, al tiempo que subrayó la necesidad de contar con una "policía civil más próxima del ciudadano".

La titular de la cartera de Seguridad puso énfasis en la indispensable necesidad de romper los lazos policiales con cadenas de delito, allí donde las hubiera.

Finalmente, la ministra expuso los objetivos que deberán cumplir los policías bajo su gestión: "proteger la vida, las libertades, los bienes, los derechos y las garantías de los ciudadanos. Luchar contra el crimen organizado y el delito complejo. Colaborar con la justicia en el esclarecimiento del delito. Resguardar a las víctimas, evitando su re-victimización. Hacer uso de la fuerza de modo racional y progresivo en conformidad con los estándares internacionales de derechos humanos. Actuar con transparencia y honradez en la gestión, luchando contra la corrupción. Incrementar la presencia policial en las calles y que esa presencia sea confiable para todos y todas, favorecer la persuasión y prevención frente a situaciónes delictivas".