La ministra Garré en "Con Sentido Público" de Canal 7


La ministra de Seguridad, Nilda Garré, afirmó hoy que la incorporación de 2.500 gendarmes para reforzar el sur de la Ciudad de Buenos Aires "ha sido muy beneficiosa", y señaló que ese despliegue de efectivos fue "recibido como algo nuevo y refrescante" por los vecinos. La ministra destacó también los resultados conseguidos con el Operativo Centinela en el conurbano bonaerense, ya que la policía provincial "estaba un poco saturada".

Sobre la misión de Gendarmería en la Capital Federal dijo que "ha sido muy beneficiosa, la gente lo ha recibido muy bien, como algo nuevo y refrescante. Antes había falta de confianza de los vecinos con la policía", sostuvo.

"Ese operativo nos permitió hacer redistribución de los recursos de la Policía Federal, que de esa zona se redistribuyó (los agentes) a otros barrios", agregó.
 
En declaraciones a Canal 7, Garré se refirió además a los casos de desaparición de mujeres o niñas para la trata de personas, y dijo que "son hechos aislados", pero que "ahora es un delito más visualizado (por lo que) uno diría que se van registrando más casos" y anunció que se ha "rescatado la misma cantidad de personas hasta ahora en 2011 que en todo 2010".
 
"A veces son razones familiares y otras veces son organizaciones vinculadas a trata de personas, para explotación laboral o prostitución. A veces de países limítrofes se trae a la persona engañada, para trabajar en condiciones esclavas. La mayoría de los casos son engaños, les ofrecen trabajo legal, son gente muy humilde y las manipulan", explicó.
 
En ese sentido, enfatizó que "es uno de los delitos más graves y estamos poniendo mucha atención, capacitando mucho a las fuerzas en esto", y recordó que se firmó "un protocolo conjunto para que todas las fuerzas de seguridad ante una situación de ingreso sobre gente que recae algún tipo de sospecha desarrollen los interrogatorios".
 
Al ser consultada sobre su labor al frente del Ministerio, consideró que "lo más importante y el eje es recuperar el control político de las fuerzas policiales y de seguridad, que históricamente la Argentina no lo hizo, las policías y las FF.AA. tenían un grado de autonomía enorme".
 
Remarcó que, tras el conflicto en el Parque Indoamericano de diciembre último, "lo primero fue retomar un protocolo para la Policía Federal establecido por (el ex presidente Néstor) Kirchner en 2004, que no se cumplió en el Indoamericano, y que recoge las normas internacionales de Naciones Unidas para la actuación de policías" en esas situaciones.
 
Explicó que ese protocolo se puso "a consideración de las provincias, porque la idea es uniformar el comportamiento" de las fuerzas de seguridad para tener "un piso mínimo de actuación".
 
Garré sostuvo que la convocatoria a vecinos en mesas barriales de la Ciudad "permite tener un mapa más real de la situación delictiva, y dirán si hay zonas con menos luz, con pandillas, es una riquísima información para volcar". (Télam)