Garré dispuso sanciones a los efectivos condenados por caso Ferreyra en vías de exoneración

La ministra de Seguridad, Nilda Garré, impuso la sanción de pase a “servicio pasivo”, una instancia previa a la exoneración definitiva de la Policía Federal Argentina, del comisario inspector Luis Mansilla y del comisario Jorge Ferreyra, condenados respectivamente a 10 y 9 años de prisión por el asesinato de Mariano Ferreyra.


 

La ministra de Seguridad, Nilda Garré, impuso la sanción de pase a “servicio pasivo”, una instancia previa a la exoneración definitiva de la Policía Federal Argentina, del comisario inspector Luis Mansilla y del comisario Jorge Ferreyra, condenados respectivamente a 10 y 9 años de prisión por el asesinato de Mariano Ferreyra.
 
Garré informó esta determinación personalmente a Pablo Ferreyra, hermano de Mariano, durante una reunión que mantuvo con él por la tarde de hoy.
 

A partir de hoy Mansilla y Ferreyra, puestos en “disponibilidad” a partir de su imputación por la Justicia, cambian a la situación de revista pasiva, que implica entre otras cosas que los efectivos policiales pasan a percibir sólo la mitad de sus sueldos.
 
Una vez que la condena decidida en primera instancia quede firme los mismos serán desafectados definitivamente de la Fuerza.
 
En la misma resolución, Garré ordenó al Jefe de la Policía Federal, comisario general Román Di Santo, el pase a situación “pasiva” del comisario mayor Hugo Lompizano, condenado a dos años de prisión por “incumplimiento de deberes de funcionario público”.
 
“Acorde a los principios de la seguridad democrática, asumimos el compromiso de ser inflexibles con los policías que no cumplen con su deber. Tampoco toleramos las actitudes corporativas que lo único que hacen es manchar a los buenos policías de la institución”, señaló Garré.
 
Otros tres efectivos condenados en esta causa, el subcomisario Luis Alberto Echavarría, el principal Gastón Conti, el cabo David Villalba también fueron pasados a “disponibilidad” hasta que se dictamine una sentencia firme. Villalba fue el que suspendió la filmación de los hechos.
 
“Este primer paso es auspicioso, con la intención de profundizar la investigación sobre los oficiales para buscar la exoneración de los policías que tuvieron complicidad absoluta con la patota que mató a Mariano. Queremos avanzar con una legislación normativa que sostenga la no represión, que es la política que se viene llevando a cabo desde 2003”, dijo Pablo Ferreyra.
 
La titular de Seguridad dispuso también evaluar la responsabilidad administrativa de cada efectivo de acuerdo a las pruebas presentadas en el marco del juicio que tuvo lugar el mes pasado.
 
También se revisará si hubo responsabilidades de otros policías afectados al operativo policial que no fueron condenados penalmente o ni siquiera investigados.
 
Participaron en la reunión con Ferreyra los secretarios de Cooperación con los Poderes Judiciales, Ministerios Públicos y Legislaturas, Cristina Caamaño; de Coordinación, Planeamiento y Formación, Gustavo Palmieri; y la directora del área de Justicia y Seguridad del CELS, Paula Litvachky.