Fin de la impunidad para el asesinato de Diego Rodríguez

Era un joven que trabajaba como modelo publicitario y que fue asesinado a sangre fría en octubre de 2010 tras un intento de robo en el barrio porteño de Liniers. 


Era un joven que trabajaba como modelo publicitario y que fue asesinado a sangre fría en octubre de 2010 tras un intento de robo en el barrio porteño de Liniers. Desde ese momento, su familia luchó incansablemente para obtener justicia y que todos los responsables fueran detenidos. En mayo del año pasado le hicieron llegar una carta a la ministra Patricia Bullrich, dirigida a ella y al Presidente Mauricio Macri.

Desde ese momento, el Ministerio de Seguridad de la Nación se mantuvo en contacto con los familiares de la víctima y reforzó la búsqueda comprometiéndose con la familia a encontrarlo.

La investigación contó con brigadas de Interpol que viajaron en varias ocasiones a Paraguay en busca de información precisa sobre la ubicación del sospechoso y se desarrolló en el marco de la estrategia del Comando Unificado Federal de Recaptura de Evadidos (CUFRE). Posteriormente, a raíz de los datos aportados por un informante que indicó que Romero Ruiz Díaz, conocido como “El Blanquito”,  vivía en San Lorenzo y trabajaba en una obra en construcción, se realizó un seguimiento por la zona a la espera de poder capturarlo.

Finalmente, la Secretaría Nacional Antidrogas (SENAD) logró detenerlo y le informó a las autoridades argentinas para que se tramite su traslado hacia nuestro país, en donde deberá rendir cuentas ante la justicia.

Cabe destacar que la víctima fue asesinada de un disparo en la cabeza en octubre de 2010 en el barrio porteño de Liniers, al ser interceptado por un grupo de delincuentes armados que pretendían robarle su camioneta. Los responsables huyeron a bordo de un auto que habían robado ese mismo día.

Diego fue trasladado de urgencia al Hospital Santojanni, en donde fue operado en dos ocasiones, pero desafortunadamente perdió la vida horas después.