En torno a la muerte de Ariel Domínguez

La Ministra de Seguridad, Nilda Garré, dijo hoy que "no se van a admitir reacciones corporativas y se garantizará todo el apoyo necesario a la investigación judicial de las circunstancias de la muerte de Ariel Domínguez"...


La Ministra de Seguridad, Nilda Garré, dijo hoy que "no se van a admitir reacciones corporativas y se garantizará todo el apoyo necesario a la investigación judicial de las circunstancias de la muerte de Ariel Domínguez", el joven de 22 años que perdió la vida ayer tras recibir un disparo proveniente de del arma de un agente de la Policía Federal. Garré afirmó hoy que "se van a tomar las más severas sanciones que correspondan contra el personal involucrado" una vez que las pericias que está realizando Gendarmería Nacional arrojen resultados.

 
"El Ministerio de Seguridad combate todo lo que puede las reacciones corporativas que son negativas en las sociedades y en las fuerzas de seguridad. En este caso se actuará con toda la severidad que las normativas indiquen", dijo Garré.
 
Por disposición de la titular de la cartera de seguridad en el momento mismo de conocido el hecho trágico, ayer 20 de julio, se puso a disposición del Juzgado de instrucción N° 42 a los peritos de la Gendarmería Nacional para llevar luz a las circunstancias de este hecho fatal.
 
El subsecretario de Delitos Complejos y Lucha contra la Criminalidad Organizada, Miguel Robles, supervisó personalmente la preservación de la escena del crimen y el accionar de la Gendarmería en el lugar de los hechos.
 
"Se han evaluado eventuales señales de deflagración de arma de fuego en el uniforme del agente involucrado (el cabo primero Ariel Marcelo Mendoza), y otros indicios en sus manos, en busca de pruebas de cómo podría haber ocurrido el disparo" que terminó con la vida de Domínguez, indicó Garré.
 
Luego de estos análisis realizados a Mendoza en sede de la comisaría 14 de la Policía Federal, se le notificó su estado procesal y se lo trasladó a dependencias del Edificio Centinela en calidad de detenido e incomunicado.
 
Los especialistas de la Gendarmería entregarán los resultados de su evaluación -entre ellos el estado de conservación del arma- al juzgado a cargo de la Dra. María Gabriela Lanz.
 
Estos estudios incluyen una evaluación del arma una pistola Bersa Thunder reglamentaria, provista por la Policía Federal.
 
"Estamos profundizando el estudio del legajo del agente involucrado, para tener la seguridad de que no demuestre antecedentes de imprudencias. Todas las responsabilidades, individuales, o eventualmente institucionales, serán analizadas y sancionadas", expresó la Ministra.
 
El cabo Mendoza se encontraba cumpliendo servicio de policía adicional en el Registro Nacional de las Personas en la Avenida Paseo Colón al 1100, ayer, cuando ocurrió el hecho trágico que se cobró la vida de Domínguez.
 
En el marco de una persecución policial, circunstancias que están siendo investigadas por la Justicia, el arma reglamentaria de Mendoza se habría disparado causando la muerte del joven transeúnte.
 
La Ministra Garré recibirá a los familiares de la víctima hoy por la tarde para transmitirles "la seguridad de que estamos absolutamente decididos a colaborar con la investigación y que las responsabilidades de los involucrados van a ser severamente sancionadas", declaró la ministra.